Violencia machista

Condenado un ex policía que usó a su hijo como “escudo humano”

  • Secuestró a sus hijos para no entregarlos a la madre

El ex policía local que secuestró a sus hijos El ex policía local que secuestró a sus hijos

El ex policía local que secuestró a sus hijos

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cuatro años de cárcel impuesta a un ex policía local de Alcalá de Guadaíra que agredió a los tres agentes que lo detuvieron tras secuestrar a sus dos hijos para no entregarlos a su madre.

Los hechos ocurrieron el 30 de diciembre de 2017, cuando el acusado tenía que entregar a sus hijos, de 9 y 10 años, en el Punto de Encuentro Familiar de Granada tras pasar con ellos  unos días de Navidad. En lugar de ello, los escondió en el domicilio de su compañera sentimental en Dos Hermanas.

Por la retención de sus hijos fue juzgado el pasado 4 de noviembre en Granada, cuando la Fiscalía pidió para él 17 años de cárcel por presuntos delitos de secuestro y lesiones psíquicas a su esposa e hijos. El acusado alegó ante el juez su alcoholismo y trastorno de la personalidad.

Manuel L.G. no solo no devolvió a sus hijos sino que supuestamente llegó a transmitir por Facebook que “habían encontrado dos cadáveres de niños en Mairena" y propuso "a sus propios hijos fotografiarlos tirados en el suelo y manchados con sangre” para luego mandar las fotos a la madre.

El Tribunal Supremo, en una sentencia a la que tuvo acceso este periódico, confirma ahora los cuatro años de cárcel por atentado y lesiones que le impuso el juzgado penal 13 y luego la Audiencia de Sevilla.

Manuel L.G. agredió con un cuchillo a los policías que intentaban detenerle en la vivienda de su compañera en Dos Hermanas y llegó a usar a uno de sus hijos como escudo humano para evitar ser arrestado.

El Supremo afirma que el juzgado de lo penal no incurrió en error al fijar la condena ya que los cuatro años de prisión se encuentran dentro de los límites legalmente previstos.

El juzgado valoró de forma adecuada las circunstancias que “determinan un mayor desvalor de su actuar” como “el nulo arrepentimiento, el hecho de haber premeditado la situación, haber mostrado una absoluta falta de preocupación por sus dos hijos menores, usando a uno de ellos de escudo humano, arremetiendo contra todos los agentes que podía, sin preocuparse de las lesiones que podía haber generado“.

Además, no asumió ninguna responsabilidad sobre lo sucedido sino que la desplegó “en su totalidad sobre los juzgados, el letrado anterior, el procurador, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía e incluso al Ministerio del Interior”.

Esta referencia parece referirse a que el entonces ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, anunció en su perfil de Twitter la detención de Manuel y que los menores “estarán muy pronto con su madre". 

Manuel ya vio rechazado un primer recurso ante la Audiencia de Sevilla, cuando argumentó que su defensa habían contactado con el fiscal para conformarse con una pena de dos años de prisión pero no se llegó a dictar sentencia en ese sentido por la disconformidad del acusado.

El abogado del acusado insinuó entonces que la condena que debía imponerse era la pactada previamente y que los cuatro años de prisión “eran una especie de represalia por no conformarse”.

La Audiencia rechazó además que la entrada y registro en el domicilio donde estaban secuestrados los niños fuese hecha por la Policía sin consentimiento del acusado y con el “consentimiento viciado” de la otra moradora  y titular del mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios