Caso Marta del Castillo El juez vuelve a procesar al Cuco y a su madre por falso testimonio en el juicio

  • El instructor insiste en que Francisco Javier García Marín y su madre, Rosalía García, "urdieron un plan para engañar" al tribunal que juzgó el asesinato

  • Confirma que el Cuco estuvo en el piso de León XIII la tarde del crimen y que no es cierto que sobre las 23:30 horas se encontrara con su padre y volviera a casa

Francisco Javier García Marín, el Cuco, tras declarar en el juicio de Marta en 2011.

Francisco Javier García Marín, el Cuco, tras declarar en el juicio de Marta en 2011. / josé ángel garcía

El Cuco y su madre están más cerca de sentarse en el banquillo por un delito de falso testimonio. El juez de Instrucción número 2 de Sevilla, Carlos Mahón, ha vuelto a dictar un auto por el que acuerda procesar a Francisco Javier García Marín, el Cuco, y a su madre Rosalía García Marín, por falso testimonio, en relación con la declaración que ambos prestaron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo. Con anterioridad, en el año 2019, el juez ya había dictado el auto de transformación de las diligencias previas en un procedimiento abreviado, pero se acordó practicar nuevas pruebas, entre ellas un informe sobre las grabaciones efectuadas por el presunto infiltrado en el entorno de la familia, lo que ha obligado a dictar de nuevo esta resolución que pone fin a la investigación.

En el nuevo auto, al que ha tenido acceso este periódico, el juez señala que antes de que el Cuco y su madre prestaran declaración en calidad de testigos en el juicio, “todos ellos –incluido su padre, fallecido el 20 de noviembre de 2017- urdieron un plan que tenía como única finalidad engañar al tribunal acerca de lo realmente acaecido el día 24 de enero de 2009”, cuando fue asesinada Marta del Castillo.

Así, el 25 de octubre de 2011, habiendo alcanzado ya la mayoría de edad, prestó declaración en calidad de testigo en la vista oral Javier García Marín, el cual, “de acuerdo con el plan urdido, manifestó ante el Tribunal, de manera falsa, de un lado, que no había estado en la tarde noche del día 24 de enero de 2009 en el domicilio sito en la calle León XIII, lugar donde se le dio muerte a la menor Marta del Castillo Casanueva, de otro lado, que ese mismo día había estado con unos amigos”, en concreto con cuatro jóvenes, “en franjas horarias distintas a la reales, y, por último, que sobre las 23:30 horas del mismo 24 de enero de 2009, se encontró en las inmediaciones de domicilio” con su padre, el cual había ido a tirar la basura, y después “subió a su casa y no salió de la misma”.

El 14 de noviembre de 2011 declaró como testigo Ángel Romero Cid, el cual, “siguiendo el plan preconcebido con los otros dos investigados”, manifestó de manera “falsa ante el Tribunal”, de una parte, que sobre las 23:30 horas del día 24 de enero de 2009, salió de su casa para tirar la basura y se encontró con el Cuco, y de otra parte, que él y Rosalía Inmaculada García Marín ese mismo día estuvieron fuera de su casa “hasta las 1:30 horas”.

La madre del Cuco declaró el 16 de noviembre de 2011, quien, “conforme a lo pactado” con su esposo y su hijo, “manifestó, de manera mendaz, que el día 24 de enero de 2009 salió con este último a tomar una copa, que fueron al Bar La Portada, que volvieron a su domicilio sobre las 1:30 o 2:00 horas del día 25 de enero y, que una vez allí, entró en el dormitorio de su hijo, Francisco Javier García Marín, que lo vio acostado y que le dio un beso”.

"Existen motivos suficientes" para atribuirles el delito de falso testimonio

Con estos testimonios y las diligencias practicadas, el juez concluye que “existen motivos suficientes para atribuir” la perpetración del delito de falso testimonio al Cuco y a su madre, por lo que acuerda el procesamiento de ambos. Los indicios, prosigue el juez, vienen determinados por las “declaraciones de los testigos propuestos, investigados y por la documental obrante en autos, todo ello sin perjuicio de las pruebas que las partes puedan proponer practicar en el acto de juicio oral”.

En este sentido, recoge el instructor que las citadas pruebas “han evidenciado en contra de lo declarado por los tres investigados ante la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla, de un lado, que en la tarde noche del día 24 de enero de 2009, Francisco Javier García Marín sí estuvo en el domicilio sito en la calle León XIII; de otro lado, que ese mismo día estuvo” con un joven hasta las 20:30 ó 20:45 horas, y que a otros tres los vio a partir de las 22:30 horas del mismo día.

Para el juez, también ha quedado acreditado que “no es cierto que sobre las 23:30 horas del referido día se encontraran en las inmediaciones de su domicilio” el Cuco y su padre “cuando éste iba a tirar la basura, y de otra parte”, que los padres ese mismo día estuvieron fuera de su casa, más en concreto en el bar La Portada, “hasta las 4:30 horas o 5:00 horas del día 25 de enero de 2009”, concluye el juez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios