La caja negra

Sigue la purga en Ciudadanos Sevilla

  • Ante la imposibilidad, de momento, de efectuar cambios en el Gobierno andaluz, Juan Marín prescinde de dos asesores de la Diputación Provincial que considera críticos con su causa. 

Juan Marín Juan Marín

Juan Marín / M. G. (Sevilla)

Purga de asesores en el grupo de Ciudadanos en la Diputación Provincial. El partido que lidera Juan Marín despide a dos asesores de reconocido prestigio: Jesús de la Cruz y Juan José Ortiz. Ambos se caracterizaban por su lealtad con la corriente andaluza que lidera Fran Hervías, ex secretario de Organización y actual senador autonómico, que siempre apoyó sin fisuras el ascenso de Inés Arrimadas. Marín trata de controlar al máximo la formación andaluza. Mientras se encuentra con resistencia para hacer los cambios que quisiera hacer tanto en el propio Gobierno andaluz como en el Parlamento (fulminar a Rocío Ruiz como consejera de Igualdad y a Sergio Romero como portavoz fundamentalmente) continúa con la purga en cargos intermedios y puestos menores. Hay que recordar, como ya avanzó este periódico, que cesó a la viceconsejera de Educación, Marta Escrivá, que no llevaba un año en el cargo y que es reconocida componente de la corriente de Hervías.

El grupo naranja de la institución está formado por Carmen Santamaría (concejal de Gelves) y Manuel Benjumea (concejal de Palomares). Carmen Santamaría es la actual secretaria de Organización de Sevilla provincia. Vino de la mano de Mar Hormigo, diputada autonómica y secretaria de Organización de Andalucía. Ambas fueron liberadas con sueldo del partido de la mano de Fran Hervías, hoy senador autonómico. Sin embargo, Santamaría, lejos de mantener su lealtad a Hervías, promovió en la votación de compromisarios una lista de independientes contrarios a la candidatura oficial de Inés Arrimadas. Llegó a criticar el modelo de votación y se alineó con los críticos encabezados por los afiliados Adela Jiménez y Antonio Cruz. Hasta tal punto que no hizo campaña a favor de la lista oficialista de Arrimadas.Manuel Benjumea fue promocionado por Mar Hormigo. Benjumea, que era desconocido para la mayoría de los afiliados por su poca actividad en la provincia, levantó revuelo entre los concejales que mostraron su rechazo a estos nombramientos, considerando que había gente más preparada. Sin embargo, Hormigo impuso su criterio y Santamaría y Benjumea fueron designados diputados provinciales.

En la referida votación de compromisarios, Benjumea se presentó apoyado por su compañera de Diputación y secretaria de organización Carmen Santamaría y, ante la pasividad de Mar Hormigo, recibió un duro varapalo en esa votación al sacar la mitad de votos que la lista oficial, por lo que se evidenció el nulo apoyo de la militancia a los diputados provinciales.

Tras estos nombramientos se designó al personal eventual, entre ellos a Jesús de la Cruz y Juan José Ortiz. Jesús De la Cruz es uno de los afiliados más antiguos de Cs en Andalucía. Es tenido por una de las personas más activas y queridas en la estructura nacional de la formación. Graduado en Geografía e Historia por la Universidad Pablo de Olavide, desempeñaba las funciones de administrativo del grupo. De la Cruz además ha sido la mano derecha de Melisa Rodríguez, actual portavoz de Cs nacional, como responsable de jóvenes en Andalucía.Juan José Ortiz dejó su acta de concejal en Bormujos para trabajar como asesor en la Diputación. Aunque eran compatibles ambos puestos, decidió dejar su acta para poder dedicarse exclusivamente a su labor como asesor. Ortiz es uno de las personas más respetadas de la zona del Aljarafe por su trabajo.Ahora, ambos han sido purgados por “pérdida de confianza”. La realidad es que en Cs Andalucía comienzan a sonar tambores de guerra. Personas cercanas a Hervías han asegurado que no han sentado nada bien esas destituciones. Curiosamente ambos diputados provinciales, Santamaría y Benjumea, después de mostrar su apoyo a la lista contraria a Arrimadas, han mostrado su apoyo al sector de Juan Marin, obsesionado con laminar de puestos relevantes a críticos con su figura.

A nadie se le escapa que Marín y su gente están llegando a cabo una purga política interna para intentar controlar el partido ante la pérdida de apoyo. No obstante, muchos esperan a los nombramientos de los comités territoriales que deben designarse durante las próximas semanas. Los tambores de guerra suenan cada vez con más fuerza entre unos y otros en Cs Andalucía. Hervías, por el momento guarda silencio aunque ayer en sus redes sociales se podía leer la frase de Churchill: “Os dieron a elegir entre el deshonor y la guerra. Elegisteis el deshonor, tendréis la guerra”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios