La caja negra

La guía secreta de los urinarios de Sevilla

  • Diez aseos de acceso fácil en sus paseos por el conjunto histórico sin coste para su bolsillo. Sin necesidad de entrar en un bar y sentirse obligado a consumir

La guía secreta de los urinarios de Sevilla La guía secreta de los urinarios de Sevilla

La guía secreta de los urinarios de Sevilla / M. G. (Sevilla)

Sevilla no se caracteriza por tener aseos públicos. Los de mayor edad quizás recuerden los que existían junto al Archivo de Indias. Eran subterráneos y sirvieron para rodar una de las escenas más recordadas de la película To er mundo é güeno (1982) de Manuel Summers. Los usuarios eran advertidos antes de bajar de la presencia de un león. Las reacciones eran de lo más dispares cuando comprobaban que, efectivamente, había un ejemplar de rey de la selva junto a los retretes. También hubo servicios subterráneos en las plazas del Duque y el Museo. Hoy no queda ninguno.

El Ayuntamiento instaló en los últimos años fuentes de agua potable, pero en la práctica son los bares los que suplen una carencia básica, máxime con miles de turistas recorriendo cada día el conjunto histórico, de ahí que algunos establecimientos hayan optado por restringir los accesos a los urinarios con dispositivos electrónicos sujetos a claves numéricas que sólo se ofrecen a los clientes.

A continuación se detallan los lugares donde hay servicios que pueden ser usados con la debida discreción en caso de necesidad. Recuerde que se trata siempre de no abusar, actuar con naturalidad y nunca en grupo.

  1. Los centros sanitarios suelen ser una opción segura y fácil al disponer de aseos en las plantas bajas. En sus caminatas por el arrabal trianero puede entrar en la clínica Quirón Infanta Luisa, al igual que en la Clínica en Santa Isabel en Luis Montoto, donde dispone de varios urinarios en la planta baja tanto en los servicios de Urgencias como en los de Radiología; o el Hospital de Fátima en la Avenida Palmera, donde le resultará bastante fácil hallar los servicios del servicio de Urgencias en la planta baja, según e entra a la izquierda. Eso sí, tenga presente que los servicios de Urgencias suelen ser los más demandados, sobre todo a primera hora.
  2. El Colegio de Abogados en la calle Chicarreros. Entrando con decisión, con un breve saludo al conserje, puede ser usted fácilmente confundido con uno de los diez mil abogados colegiados que pueden acudir para cualquier gestión. El servicio está en la planta baja a la derecha, junto al ascensor. Si le preguntan, no diga que acude a por la nueva agenda del colegio porque la mandan ya por la vía digital. Puede decir que está buscando la biblioteca, que necesita un duplicado del carnet o que quiere ver o a don Óscar, que es el decano.
  3. La sede del Círculo Mercantil de la calle Sierpes es uno de los mejores lugares en caso de emergencia en sus paseos por el centro. Las numerosas exposiciones relajan el control de acceso. Tal como usted entra, al fondo, se encuentra la cafetería. Y, cómo no, al fondo a la derecha están los servicios. No dude mucho, entre con decisión, o cantará que no es socio y que no se conoce el edificio.
  4. Aparcamientos y mercados. La opción de los estacionamientos subterráneos no está nunca suficientemente valorada. En el Arenal puede usar los servicios del párking que está bajo el mercado, con accesos por las calles Pastor y Landero y Genil. Los del aparcamiento de Cano y Cueto en la Puerta de la Carne suelen estar cerrados, necesitará pedir la llave. En la Plaza de la Concordia puede usar los del estacionamiento de la empresa Saba, vinculados al Corte Inglés del Duque. El Mercado de la Encarnación cuenta con servicios en el sector más próximo a José Gestoso. El Mercado del Arenal tiene urinarios entrando por Pastor y Landero a la derecha. Y los del Mercado de Triana, entrando por el Altozano a la derecha.
  5. Por supuesto los grandes almacenes del Corte Inglés son una opción segura en el centro, aunque en el caso del histórico de la Plaza del Duque no están en la planta baja. Hay que subir a las plantas superiores. Cada una de estas plantas sí dispone de un servicio. La frecuencia de limpieza es elevada, por lo que es habitual que se tope con la señalización que impide temporalmente el acceso.
  6. Hoteles. El Inglaterra, en la Plaza Nueva, colocó un sistema de acceso restringido mediante claves al estilo del que funciona en la popular confitería de Ochoa. Pero los urinarios de la azotea de copas son de acceso libre. Si las ganas de acudir al servicio le sorprenden por el sector de la Puerta Jerez, puede entrar en el Alfonso XIII. Tenga en cuenta que los turistas cada vez visten peor, así que no se preocupe si su indumentaria es informal. Si usted es caballero, encontrará el urinario a la derecha tal como sube las primeras escaleras interiores. Y si es señora, haga el mismo recorrido pero con giro a la izquierda. Tienen un secador de manos magnífico y toallas de papel grueso de alta calidad. Recuerde entrar siempre sin titubeos, como si le estuvieran esperando en el bar americano y estuviera harto de acudir a reuniones de trabajo en este precioso edificio. No se entretenga en contemplar las vitrinas comerciales. El Hotel Colón tiene los servicios en la planta baja, a la derecha según se accede a la rotonda tras subir la escalera y pasar por la siempre intimidante puerta giratoria. En días de convenciones y reuniones de empresas en sus diferentes salones, cosa que suele ser habitual, le será más fácil el acceso.
  7. Destinos culturales. La manzana cultural de Cajasol. El nuevo edificio para exposiciones, en la esquina de la calle Álvarez Quintero con Manuel Cortina es un inmejorable sitio para acudir al servicio en sus recorridos por la zona del Salvador. Siempre abierto, con limpieza asegurada y donde resulta fácil camuflarse entre los cientos de visitantes de las exposiciones. En la calle Madre de Dios tiene un acceso fácil a los urinarios del Centro de Iniciativas Culturales (Cicus). Y, por supuesto, el edificio del Rectorado tiene una amplia gama de servicios donde no hallará problema alguno en entrar, pues el movimiento de estudiantes y de turistas es muy elevado. No desprecie nunca la opción de la Casa de la Provincia, con servicios bastante limpios al fondo del patio y con derecho a surtidor de agua fresquita. 
  8. No desprecie nunca la opción de la Casa de la Provincia, con servicios bastante limpios al fondo del patio y con derecho a surtidor de agua fresquita. Está en la Plaza del Triunfo, junto a la Catedral, en pleno corazón del casco histórico.
  9. Centros comerciales. El de Plaza de Armas tiene servicios amplios en su recorrido por la zona, donde no olvide que también puede hacer uso de los de la Lonja del Barranco. Pero no son precisamente los servicios con mayor frecuencia de limpieza. En el control de higiene puede apreciar la hora y firma del último fregoteo.
  10. El Ateneo. En la calle Orfila ofrece una opción idónea en el sector de la Encarnación. El problema es que los servicios están justo detrás del mostrador donde está el conserje, que es muy probable que tenga un efecto disuasorio.