Debate sobre el paso del río de la SE-40

Los barrios del Sur reclaman una solución sostenible contra el caos de movilidad

  • En el debate del paso del río de la SE-40, sólo el Puerto defendió el túnel

  • La mayoría planteó un puente, una moratoria de la obra o fomentar el transporte público metropolitano

El puente del Centenario, un paso colapsado en la actualidad por su deficiente planificación. El puente del Centenario, un paso colapsado en la actualidad por su deficiente planificación.

El puente del Centenario, un paso colapsado en la actualidad por su deficiente planificación. / Juan Carlos Vázquez

Las asociaciones de vecinos que convocaron este jueves el debate sobre el paso de la SE-40 por el río en el IES Punta del Verde dejaron claro que necesitan con urgencia una solución de movilidad sostenible y eficiente para solventar el caos actual que sufren sus barrios a cuenta del colapso del Puente del Centenario, agravado por el centro comercial Lagoh y por los proyectos futuros (Ciudad de la Justicia, nuevas viviendas y el cambio previsto en La Raza).

Iván Escudero, de Bermejales Activa, reclamó un cambio en el modelo de ciudad: “la SE-40 ya no responde a lo que necesita Sevilla porque se planificó hace muchos años”.

Teresa Florido, de Foro Heliópolis, apostó por un puente como solución más económica para no hipotecar las inversiones futuras del Estado en la provincia de Sevilla.

Antonio Fajardo, de Parque Vivo del Guadaíra, se quejó de la falta de transparencia del Ministerio de Fomento con este proyecto que se retrasa de forma inexplicable, demandó una opción que tenga en cuenta “su impacto ambiental, su coste, plazo de ejecución y eficiencia”, y modos de transporte sostenibles para solventar el problema de movilidad y el deterioro ambiental que sufren los barrios del Sur.

La delegada del Distrito Bellavista-La Palmera Carmen Fuentes recordó que el alcalde ha pedido una reunión al ministro Ábalos sobre infraestructuras y confió en que el debate sea para sumar, no para paralizar proyectos.

Los ponentes: Esteban de Manuel, Rafael Carmona, Juan Requejo e Indalecio de la Lastra en las jornadas sobre el paso del río de la SE-40. Los ponentes: Esteban de Manuel, Rafael Carmona, Juan Requejo e Indalecio de la Lastra en las jornadas sobre el paso del río de la SE-40.

Los ponentes: Esteban de Manuel, Rafael Carmona, Juan Requejo e Indalecio de la Lastra en las jornadas sobre el paso del río de la SE-40. / A.P.V.G.

Los ponentes

El presidente del Puerto de Sevilla Rafael Carmona apoyó hacer el túnel que se decidió en su día y así consta en la Declaración de Impacto de Ambiental (DIA) de 2001: “todos decidimos que ese paso del río es necesario, que sea lo mejor para la ciudad y que no sea una puerta al Puerto. Un puente en la esclusa mermaría al Puerto. No le pongamos puertas al Puerto. Hay que ejecutar lo debatido y programado y si hay que revisarlo que sea con argumentos”.

La DIA rechazaba el puente con un argumento débil: su impacto visual, y Carmona admitió que se rechazó este paso elevado para no repetir “la mala experiencia con el Puente del Centenario”.

El ingeniero Indalecio de la Lastra abogó por “una moratoria” en las obras del túnel y repensar una infraestructura (“de cuatro túneles que ocupan 110 metros de ancho, cuestan 870 millones y requieren 12 millones de mantenimiento anual”) que se planificó en tiempos de la burbuja inmobiliaria, mientras ahora estamos ante una emergencia climática.

“Las necesidades han cambiado desde 2001, y ahora ya no vale esa infraestructura. Ni paso subterráneo ni túnel, que se apruebe una moratoria de la obra y se fomenten los transportes públicos”, sostuvo. A su juicio, el puente no es necesario porque no hay demanda de tráfico y lo rechazan los militares de El Copero por sus helicópteros y hasta plantean que tendrían que trasladar la base.

El arquitecto Esteban de Manuel señaló que la SE-40 no soluciona los problemas de transporte de Sevilla y su área metropolitana y “los que presionan por su construcción son los hombres de negocio interesados en las áreas de oportunidad” previstas a su alrededor, una tesis que también defendió De la Lastra.

Ante la emergencia climática y de crisis energética actual, el arquitecto reclamó un cambio en el modelo de movilidad y de urbanismo de Sevilla que es “altamente ineficiente y genera problemas” que supone fomentar un transporte público para Sevilla y su área, que implica que los Cercanías dejen de estar infrautilizados y más autobuses rápidos en plataformas reservadas (BRT) como el de Dos Hermanas.“Si los recursos son limitados, tenemos 10 años para resolver un transporte público eficiente y luego vemos si hace falta túnel o puente”.

Para De la Lastra y De Manuel las previsiones municipales que apuntan a un aumento de 237.000 vehículos en la ciudad en las zonas de expansión no son creíbles.

El cuarto ponente, Juan Requejo, economista y geógrafo, se decantó también por un cambio de modelo de Sevilla.“La prioridad es replantearse el modelo productivo actual, y no limitarse al debate entre túnel o puente”. Apostó por “un desarrollo sostenible porque el sistema basado en el combustible fósil no tiene futuro”, y por conectar la ciudad y el territorio con el ferrocarril como herramienta básica. “Como no hay competitividad ferroviaria, tenemos que hacer túneles y puentes. Hay que vertebrar el país con el ferrocarril, y renunciar a camiones que lo paralizan cuando hay subida combustible”.

En el debate, Isabel Franco diputada de Unidas Podemos por Sevilla, declaró que “el gasto en la SE-40 ya se ha comenzado a hacer” y reclamó transparencia y que el gasto sea “adecuado a las necesidades de la ciudadanía”.

Juan Antonio Morales, de la Asociación de Defensa del Territorio del Aljarafe (ADTA), sostuvo que “la SE-40 no soluciona el problema y la necesidad de la movilidad metrolitana, hay que repensar el modelo de Sevilla” y lamentó el estreno del tramo de Palomares “para presionar” a que se haga el tramo del río.

El arquitecto Antonio Barrionuevo afirmó que tiene más sentido ejecutar el puente del arco Norte de la SE-40 (más allá del Alamillo) que dará servicio a Majarabique, a La Algaba y los municipios del Norte.

Manuel Vargas, vecino de Almensilla, confesó que “o se fomenta el transporte público con el que tardo una hora en llevar a Sevilla a mi hija discapacitada, o aplaudo la SE-40 porque llego en 12 minutos a Sevilla”.

José Martínez, de AxSí del Ayuntamiento de Coria, anunció que el proyecto del puente de la SE-40 está casi terminado por Fomento y la maqueta llega la próxima semana.

Soledad Sanz, arquitecta, recordó que la SE-40 se justificaba para el transporte de alto tonelaje de larga distancia para que no atravesara los municipios, y no para crecer con las especulaciones inmobiliarias.

Para Juan Mena, consultor ambiental, “es momento de plantear una moratoria y soluciones intermedias”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios