La Catenaria

La caótica gestión municipal de los patinetes eléctricos

  • Movilidad no concede autorizaciones nuevas y dice a los usuarios que ya no hacen falta para potencia de 250 w, pero la Policía carece de protocolo y apercibe o multa al que va sin permiso

José Julio, un sevillano al que el patinete le ha cambiado la vida. Logró una autorización cuando se concedían. José Julio, un sevillano al que el patinete le ha cambiado la vida. Logró una autorización cuando se concedían.

José Julio, un sevillano al que el patinete le ha cambiado la vida. Logró una autorización cuando se concedían. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Comentarios 3

La respuesta del Ayuntamiento de Sevilla a los patinetes eléctricos que circulan por la ciudad se ha hecho caótica desde principios de año. En enero se interrumpió la concesión de autorizaciones a estos vehículos de movilidad personal, y la situación ha empeorado desde que a finales de marzo se aprobó inicialmente (que no definitivamente) la regulación de estos vehículos.

A Rafa, un comercial autónomo, lo paró un Policía “por circular por la calzada sin permiso”

La primera regulación sevillana de los patinetes eléctricos y demás vehículos de movilidad personal no puede aplicarse por el momento al no estar en vigor. Y no lo estará hasta este verano, cuando concluya el trámite de alegaciones al que está sometida. La entrada en vigor puede coincidir con el inicio de la Alcaldía del nuevo gobierno municipal.

Contradicciones

El caos de la gestión municipal de los patinetes es triple. La primera cuestión es que desde el área de Movilidad se está informando a los usuarios justamente lo contrario: que la norma está aprobada y que ya no hace falta pedir autorización cuando los vehículos no sobrepasan la potencia de 250 vatios.

La segunda es que la Policía Local está multando, en unos casos, y apercibiendo en otros, a los conductores de estos vehículos precisamente por carecer de esa autorización municipal, pese a que esos permisos no se están concediendo desde hace meses. Movilidad lleva desde enero sin conceder autorizaciones para circular por la ciudad a los nuevos usuarios que se compran patinetes eléctricos y,por la reacción de los agentes, no parece que la Policía Local esté al tanto.

La unidad de Policía Local de Tráfico carece de un protocolo sobre cómo actuar con estos vehículos de movilidad personal, pese a que se lo ha pedido a la Delegación de Seguridad y Movilidad

Y la tercera, que la unidad de Policía Local de Tráfico carece de un protocolo sobre cómo actuar con estos vehículos de movilidad personal, pese a que se lo ha pedido a la Delegación de Seguridad y Movilidad. Así lo aseguró este viernes a este periódico el Sindicato de Policía Local (Sppme) que dirige Luis Val, quien se queja del vacío legal hasta tanto la Dirección General de Tráfico (DGT) no apruebe la normativa nacional.

Testimonios

Rafa, un comercial autónomo que se compró en febrero un patinete eléctrico de 250 vatios y sin sillín como herramienta para trabajar sin buscar aparcamiento, iba por Ponce de León cuando fue parado por un agente de Policía Local “por circular por la calzada sin autorización municipal”. Fue en abril, al comienzo de esta Semana Santa. El agente le pidió que bajara del vehículo y se fuera a la sede de Movilidad, en la Ranilla, a sacar la autorización municipal.

A José Antonio, que limpia por encargo, lo multaron “por carecer de autorización”

La sorpresa de Rafa al llegar a Ranilla fue que en Movilidad le dijeron que no hacía falta entregar papeles, que la autorización municipal ya no se concede porque hay una nueva normativa municipal que exime del permiso a los patinetes de 250 vatios, y le entregaron una copia de la normativa nueva. “Si no me dejan solicitar la autorización ni me dejan circular, ¿qué opciones tengo?”, se pregunta este usuario.

José Antonio, otro trabajador que usa el patinete para hacer los trabajos de limpieza que le encargan, fue multado en mayo por carecer de autorización municipal para llevar su patinete eléctrico. Tiene una potencia de 250 vatios, carece de sillín y se lo compró en febrero. El caso es el mismo: no le pudieron dar el permiso para circular porque no los conceden.

Alegaciones de Ampes

La asociación que agrupa a los usuarios de vehículos de movilidad personal (Ampes) ha presentado este mes alegaciones a la normativa inicialmente aprobada.

Primero, piden la paralización de la actual normativa y que vuelva al proceso de participación ciudadana.

La asociación Ampes, que agrupa a los usuarios de patinetes eléctricos y demás vehículos de movilidad personal, pide en sus alegaciones la paralización de la actual normativa y que vuelva al proceso de participación ciudadana

Segundo, que no se considere ciclomotor (L1e) a los vehículos con sillín situado a menos de 540 milímetros desde su base, como dice la normativa europea 168/2013.

Tercero, ignorar la potencia y centrarse en velocidades, pesos y tamaño, aplicando la instrucción 16/V-124 de la DGT.

Cuarto, que se amplíe el permiso de circulación para los vehículos de movilidad personal a las calzadas de un solo carril porque el carril bici no llega a todos sitios.

Y quinto, que se elimine como infracción leve utilizar un aparcabicis hasta tanto se instalen espacios adecuados para su correcto estacionamiento. Y que se modifique la retirada del vehículo sólo se permita si el agente estima que la circulación y/o conductor supone un peligro para otros vehículos y/o peatones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios