La Catenaria

La regulación de los patinetes eléctricos en Sevilla entra en vigor con polémica

  • La normativa se aplicará desde el 5 de noviembre, pero deja fuera a los nuevos vehículos que se están fabricando, con potencia y peso superiores

  • Es grave la falta de zonas de aparcamiento para particulares y empresas de alquiler

Patinetes de alquiler invadiendo la acera en el Arenal. Patinetes de alquiler invadiendo la acera en el Arenal.

Patinetes de alquiler invadiendo la acera en el Arenal. / Emergencias Sevilla (Sevilla)

Sin una autoridad municipal que establezca de una vez un aparcamiento regulado en la vía pública para los patinetes eléctricos, tanto los de particulares como los de las empresas de alquiler, estos vehículos de movilidad personal se han convertido en un elemento peligroso y muy molesto para los peatones y ciclistas. Están colocados invadiendo aceras y espacios y hasta en mitad de algunos carriles bici.

Adigital no descarta impugnar la normativa de Sevilla por vulnerar la ley de garantía de la unidad de mercado

Llama la atención que las bicis cuenten con miles de zonas para aparcar (11.638 plazas de las que 9.038 son para bicicletas de particulares y 2.600 para el sistema público de alquiler Sevici, según datos de Urbanismo) y el Ayuntamiento no acabe de diseñar e instalar zonas para estos patinetes que cada vez usan más personas de toda condición en la ciudad.

Precisamente este martes 5 de noviembre entra en vigor la primera ordenanza de circulación de la capital que regula los patinentes eléctricos y otros vehículos de movilidad personal (vmp). Pero llega con una fuerte polémica.

Patinetes de alquiler invadiendo la acera en la calle Pureza. Patinetes de alquiler invadiendo la acera en la calle Pureza.

Patinetes de alquiler invadiendo la acera en la calle Pureza. / E.F.D.T. (Sevilla)

La Asociación Española de Economía Digital (Adigital), que agrupa a través de Smart Mobility a buena parte de las empresas que operan en las ciudades alquilando estos vehículos eléctricos, entre ellas Bird y Lime, ha intentado en estos meses agotar las vías de negociación con el Ayuntamiento sevillano para que la norma tenga en cuenta los nuevos vehículos eléctricos de este tipo que se están fabricando, sobre todo en lo que respecta al peso.

Adigital recalca que es necesario un mayor peso autorizado (hasta 25 kilos) para estos patinetes porque está directamente relacionado con el aporte de estabilidad (seguridad, suspensión) al usuario y señala que bastaría con que Sevilla aplicara las directrices técnicas de estos vehículos que marca la Dirección General de Tráfico (DGT).

La asociación de empresas de economía digital no descarta impugnar en vía administrativa la regulación cuando entre el vigor “porque la norma excluye a todos los nuevos vehículos que se están fabricando, salvo a los antiguos” y porque entiende que se vulnera el artículo 26 de la Ley 20/2013 de Garantía de la Unidad de Mercado. Si esta vía no prospera, estudiarían el recurso judicial. Marta Becerra, directora de asuntos públicos y relaciones institucionales de Adigital, lamenta que plantearon alegaciones en esta dirección que fueron rechazadas en el trámite municipal de información pública.

“Queremos más potencia para frenar en poco tiempo”, Andrés Nadal, presidente de la Asociación de usuarios Ampes

La regulación de Sevilla promovida por la delegación de Movilidad autoriza solo los patinetes eléctricos sin sillín con menos de 15 kilos, un máximo de 250 w de potencia y límite de velocidad de 25 km/h. Y desde el gobierno local se recalca que no tienen intención de cambiar la norma.

La asociación de usuarios de estos vehículos en Sevilla (Ampes) también reclama que se autorice una potencia superior de estos, ya que el modelo que más se comercializaba y se adaptaba a la regulación, el Xiaomi 365, ha dejado de fabricarse, mientras el nuevo modelo (Xiaomi Pro) es mucho más potente: 474 w de potencia, lo que supone que estarían prohibidos en Sevilla. En peso no tendría problema, ya que no pasa de los 15 kilos.

“No queremos correr más, sino frenar en poco tiempo y para frenar en una distancia reducida se necesita más potencia”, explica Andrés Nadal, presidente de Ampes, quien asegura que en otras ciudades de España la limitación de potencia no es tan baja y el peso es de 50 kilos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios