John Williams y Anne-Sophie Mutter | Música de cine Cruce de estrellas

  • John Williams ha adaptado para el violín de Anne-Sophie Mutter fragmentos de sus bandas sonoras, desde las vinculadas a ‘Star Wars’ a páginas casi olvidadas escritas en la década de 1970

Anne-Sophie Mutter entre John Williams y Steven Spielberg Anne-Sophie Mutter entre John Williams y Steven Spielberg

Anne-Sophie Mutter entre John Williams y Steven Spielberg / Private Archiv

Una de las más importantes figuras del panorama internacional de la música clásica, la violinista alemana Anne-Sophie Mutter (Rheinfelden, Baden, 1963) conoció a John Williams a través del que fuera su segundo esposo, el gran director, pianista y compositor André Previn, fallecido en febrero pasado. Entonces, hace ocho años, la violinista le pidió una obra al conocido maestro de bandas sonoras, quien le dedicó Markings, que Mutter estrenó en Tanglewood en el verano de 2017.

Inmediatamente después, la violinista planteó al compositor la posibilidad de adaptar algunas de sus bandas sonoras para que ella pudiera tocarlas con su violín junto a una orquesta, y el resultado es este disco, Across the Stars, que el sello alemán Deutsche Grammophon ha sacado a la venta el pasado viernes 30 de agosto. La marca amarilla es la casa de Mutter desde que debutara con sólo 15 años tocando conciertos de Mozart junto a Karajan y la Filarmónica de Berlín. Para John Williams (Floral Park, Nueva York, 1932) se trata de su debut como director en DG.

Mutter confiesa sentirse inspirada por la música de Williams desde que en 1978 vio por primera vez Star Wars: “Esa partitura épica me abrió a una nueva dimensión. Hay únicamente un John Williams. Lo que escribe es simplemente extraordinario. Cada vez que voy a una de sus películas y hay un violín o un violonchelo, pienso: ‘¡Cómo me gustaría tocar eso!’. Y ahora tengo sus maravillosas traducciones de todos estos temas icónicos”.

Para el compositor neoyorquino en este trabajo se trataba de hacer “adaptaciones más que arreglos, porque son temas que empezaron como frases musicales cortas asociadas a personajes como Yoda, Leia, etc. De modo que el reto era convertir cuatro compases en cuatro minutos, ajenos a la película, encontrando el registro adecuado en el violín y una forma individual para cada pieza. Si uno toma, por ejemplo, algo escrito originalmente para trompa y lo transpone, la música se convierte inmediatamente en una experiencia emocional diferente. Y eso es cierto para todo el proyecto: he trabajado con música que conozco desde hace años e intentado traducirla a un idioma violinístico”.

Anne-Sophie Mutter y John Williams durante las sesiones de grabación Anne-Sophie Mutter y John Williams durante las sesiones de grabación

Anne-Sophie Mutter y John Williams durante las sesiones de grabación / Prashant Gupta

Williams considera “un honor trabajar para una violinista tan grande. Anne-Sophie ha insuflado una vida vibrante a estos temas familiares de modos nuevos e inesperados, lo cual ha supuesto una gran alegría para mí como compositor”. Para la grabación del álbum, Williams reunió a un extraordinario grupo de músicos con los que ha trabajado a lo largo de los años para formar la Recording Arts Orchestra de Los Ángeles, integrada por setenta instrumentistas. Grabaron durante cinco días en el histórico Sony Pictures Scoring Stage, donde se registraron muchas grandes bandas sonoras del pasado, como El mago de Oz, Lo que el viento se llevó, Cantando bajo la lluvia, Lawrence de Arabia, E. T., etc.

Across The Stars Across The Stars

Across The Stars

Hasta cuatro piezas desarrolladas de Star Wars (a partir de otras tantas películas) incluye el disco, del lirismo de los temas de Yoda en El imperio contraataca y de Luke y Leia en El retorno del Jedi al del amor (el que da título al CD) en El ataque de los clones, en el que apunta ya un trasfondo épico, y al tono lúdico del tema de Rey en El despertar de la fuerza. El muy conocido y misterioso tema de Hedwig en Harry Potter y la piedra filosofal es sometido a todo tipo de disminuciones y a juegos de múltiples cuerdas en el ágil violín de Mutter, aunque seguramente el momento más virtuosístico de todo el álbum sea El duelo de Las aventuras de Tintín, que la violinista juzga como una “excursión paganinesca”.

Un intenso lirismo sentimental domina el tema de Sabrina, mientras que en Far and away (Un horizonte muy lejano se tituló en España esta película de Ron Howard) llegan ecos de música celta, exactamente igual que la música japonesa se cuela en las Memorias de una geisha. Acaso lo más interesante del disco sea la recuperación de temas de los años 70, el jazz de Cinderella Liberty (película ridículamente titulada en España como Permiso para amar hasta medianoche) y el tono oscuro de Drácula, un film casi olvidado sobre tema vampírico que John Badham dirigió en 1979. Cierra el álbum el tema sombrío de una película auténticamente icónica de los años 90, La lista de Schindler.

EL CD EN SPOTIFY

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios