VALORACIÓN: 8

Probamos el Volkswagen Golf GTI 2017: un compacto deportivo con doble personalidad

  • Es uno de los GTI con más solera en el mercado. Destaca por ofrecer dos caras diferenciadas. Puede ser suave, tranquilo y eficiente en el día a día o radical y deportivo en el modo más dinámico.

El Volkswagen Golf GTI 2017 puede ser eficiente y deportivo a la vez. El Volkswagen Golf GTI 2017 puede ser eficiente y deportivo a la vez.

El Volkswagen Golf GTI 2017 puede ser eficiente y deportivo a la vez.

Dentro de la gama de compactos GTI actualmente hay una gran diversidad de modelos. Entre los más recientes que hemos conducido nos han gustado especialmente el Hyundai i30 N, que se caracteriza por su deportividad radical en el modo N; y el Peugeot 308 GTI, que ofrece un puesto de conducción innovador y una buena relación calidad/precio.

Todos ellos han nacido para ponerle las cosas difíciles al que, probablemente, es uno de los compactos GTI con más tradición, solera y éxito de ventas que ha existido hasta la fecha. Se trata del Volkswagen Golf GTI, que ha recibido una actualización en 2017 y que ahora es el modelo que aquí probamos.

Comenzando por las novedades, cabe señalar que no hay que esperar una gran revolución de este modelo. De hecho, más bien es una puesta al día respecto al Golf GTI que fue introducido aproximadamente en 2013. Esta actualización recoge algunos retoques estéticos –unos nervios más marcados en el capó, modificaciones en la parrilla, los antinieblas, grupos ópticos- y cambios en el interior. A la hora de optar por una versión para la prueba elegimos el Golf GTI Perfomance, el acabado más alto que se caracteriza por incorporar más equipamiento (como llantas específicas de 18 pulgadas, faros full-led), detalles de diseño diferenciadores y un motor todavía más potente (245 CV).

Tecnología

Aquí, en el habitáculo, lo más llamativo es la llegada del cuadro digital de 12,3 pulgadas (de serie), una nueva pantalla central de hasta 9,2 pulgadas (es opcional, de serie viene con 8 pulgadas) y nuevos asistentes a la conducción como la detección de peatones con función de frenada o el regulador de velocidad activa con asistencia en atascos, una función que permite arrancar, avanzar y frenar el coche cuando para hacer más soportable situaciones de tráfico congestionado.

A estas funciones se suman otras como el sensor que vigila si tenemos algún vehículo en el ángulo muerto, la ayuda al aparcamiento, la detección de fatiga, el reconocimiento de señales y la cámara de visión trasera. Más llamativa es la nueva funcionalidad de control gestual, que permite con movimientos de la mano o los dedos ejecutar varias funciones del sistema de información y entretenimiento.

Al volante

Lo que más llama la atención una vez al volante es la doble personalidad que presenta este coche. Se trata de un compacto que es cómodo en el día a día, confortable y presenta unos consumos ajustados. Sin embargo, también puede ser todo lo contrario. También puede ser deportivo, con un carácter más agresivo que permite elevar el ritmo en la conducción e incluso dar rienda suelta a todos aquellos que de vez en cuando hacen alguna incursión en circuito.

Este cambio de carácter, que le permite ser bien el ‘señor Jeckyll’ o bien el ‘señor Hyde’, se debe principalmente a los Modos de Conducción. Se trata de una función que tiene el coche y que permite elegir entre los diferentes modos: “Comfort, Normal, Sport, Eco e Individual”. Y aquí es donde está el quid de la cuestión.

Entre otras cosas porque si elegimos los modos Comfort o Eco, el coche es suave, muy confortable e incluso eficiente. Con esta configuración podemos hacer un viaje con total confort y en el día a día no sufriremos las incomodidades de una suspensión dura propia de un GTI. Además, su consumo es más que razonable para un coche de 245 CV. Durante la prueba en este modo nuestro gasto de combustible fue de 7,6 litros.

Ahora bien, todo esto cambia si elegimos el modo Sport o Individual. Es entonces cuando se cambian los parámetros –en el modo Individual, además se pueden elegir a la carta- de la dirección, el motor, el bloqueo del diferencial el regulador de velocidad con función de frenada y, si el coche lo incorpora –es opcional y tiene un precio que ronda los 1.000 euros- el DCC, el control de suspensión adaptativa de forma electrónica.

Carreteras viradas

Como queremos ver cómo se comporta el Golf GTI optamos por poner todos los parámetros en su versión más deportiva y nos dirigimos a una carretera con curvas. Y aquí es donde realmente descubrimos al verdadero Golf GTI. Dejamos por un lado la eficiencia mostrada en el modo Comfort y pisamos con contundencia el acelerador.

Es entonces, cuando comprobamos que el 2.0 TSI de 245 CV entrega su fuerza de forma muy progresiva y, a la vez, contundente. Sin embargo, lo que más nos sorprende es cómo trabajan el diferencial delantero autoblocante, unido al ESP y control de tracción, para permitir que el coche traccione de forma sobresaliente. En este sentido, no importa que hagamos aceleraciones contundentes desde parado o que aceleremos de golpe a la salida de curvas cerradas. El Golf GTI empujará sin apenas pérdidas de tracción.

A ello se suma un bastidor sobresaliente, una suspensión firme pero a la vez confortable que evita balanceos de la carrocería y un sonido del motor que se cuela en el habitáculo de forma consentida y que añade un plus de deportividad a nuestra conducción. Y no nos podemos olvidar del DSG o cambio automático de doble embrague con siete marchas que ofrece un grado de satisfacción muy elevado.

Conclusión

Larga vida al Golf GTI. Durante nuestra toma de contacto ha demostrado que sigue siendo el compacto GTI de referencia. De hecho, marca tanto las distancias que sus rivales no esconden que a la hora de desarrollar sus propios modelos el Golf GTI siempre es el referente. En esta ocasión, la versión 2017, destaca por su mayor equipamiento, el incremento de ayudas a la conducción y un excelente equilibrio entre confort de marcha, eficiencia y comportamiento dinámico. Eso sí, no es barato. Su precio ronda los 38.500 euros, lo que le convierte en un auténtico capricho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios