Mundo

Washington amenaza al régimen iraní por su violencia contra las protestas

  • EEUU advierte que tiene "amplia autoridad" para pedir cuentas a los líderes de la represión

Concentración contra el Gobierno iraní ayer frente a la embajada del país en Tibilisi. Concentración contra el Gobierno iraní ayer frente a la embajada del país en Tibilisi.

Concentración contra el Gobierno iraní ayer frente a la embajada del país en Tibilisi. / Zurab Kurtsikidze / efe

El Gobierno de Estados Unidos amenazó ayer con pedir cuentas a los responsables de la violencia ejercida contra los manifestantes antigubernamentales en Irán en las últimas fechas. "Tenemos amplia autoridad para pedir cuentas a aquellos que han cometido violencia contra los manifestantes, contribuido a la censura o robado al pueblo de Irán", afirmó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. En un escrito dirigido directamente a "las víctimas del régimen" iraní, Nauert aseguró a los manifestantes opositores: "No seréis olvidados", dijo.

La portavoz recordó que Estados Unidos continúa "monitorizando" la situación en Irán e interpretó que la población ha estado expresando sus "deseos de ser tratados dignamente, acabar con la corrupción, mejorar en transparencia e incrementar las oportunidades económicas". "Los manifestantes han demandado que el régimen deje de dedicar la riqueza nacional a financiar aventuras militares en el extranjero", enfatizó la portavoz sobre las autoridades iraníes.

Nauert lamentó que el Gobierno de Teherán haya continuado "deteniendo y matando" a quienes son "lo suficientemente valientes como para salir a la calle".

Amnistía Internacional recalcó ayer que las manifestaciones contra "la pobreza, la corrupción, la represión política y el autoritarismo" en Irán han dejado, al menos, 22 muertos desde el 28 de diciembre, dos de ellos agentes de seguridad. Las protestas comenzaron el pasado jueves denunciando el alza de los precios y la corrupción, pero tomaron poco después una deriva más dura contra el propio sistema de la República Islámica, que acabó en disturbios.

Aunque el Ejecutivo iraní se apresuró ayer mismo a restar importancia a las protestas de la última semana, que ya ha dado por finalizadas, y volvió a insistir en que detrás de las mismas están los "enemigos externos" del país, entre los que citó a Estados Unidos, el jefe del Ejército iraní, el general Abdulrahim Mussavi, advirtió que las Fuerzas Armadas podrían intervenir para ayudar a la Policía contra las protestas surgidas en el país hace una semana.

"El gran Satán [Estados Unidos], los sionistas [Israel] y su nuevo lacayo [Arabia Saudí] quieren dañar a Irán... si fuese necesario, el Ejército participaría en la lucha contra los seducidos por el demonio", dijo Mussavi, quien de momento reconoció que no ha sido necesaria la intervención del Ejército.

Por su parte, la premio Nobel de la Paz iraní Shirin Ebadi hizo un llamamiento a la desobediencia civil y a continuar con las protestas contra el Gobierno y el clero islámico en su país, informó el periódico londinense en árabe Al Sharq al Awsat.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios