Cultura

Alberto Rodríguez: "Reconoce el trabajo un colectivo de cineastas andaluces"

  • El director considera que la distinción llega en un momento conveniente, ya que la cultura "es un sector con necesidad de reconocimiento".

El director de cine Alberto Rodríguez (Sevilla, 1971) se ha congratulado de que el Consejo de Gobierno de la Junta andaluza haya aprobado concederle la Medalla de Andalucía con motivo de la celebración del 28-F, una distinción que, a su juicio, "está personificada en mí, pero reconoce el trabajo de años de un colectivo de cineastas andaluces que lleva mucho tiempo intentándolo".

Rodríguez, responsable de películas como Siete vírgenes, El factor Pilgrim o Grupo 7, recientemente galardonada con dos Goyas, ha asegurado que la concesión de este nuevo premio le supone una "alegría enorme" y que, de hecho, "en un principio incluso dudé de que la medalla fuera realmente para mí". "Espero que mis compañeros se alegren también porque, tal y como yo lo entiendo, la medalla es para todos", afirma el realizador, que ha explicado que en el caso de Andalucía "somos los mismos desde hace un montón de años, intentando hacerlo lo mejor posible, y es ahora cuando ha cristalizado y se puede observar el éxito de manera mucho más transparente", con una serie de producciones andaluzas que, al margen de la repercusión mediática, cuentan con "mucha calidad".

Para Rodríguez, la distinción llega en un momento especialmente conveniente por la crisis por la que pasa el sector cultural. "No son buenos momentos ni para el cine ni para ninguna manifestación de cultura en general", ha expuesto, agregando que, a día de hoy, "es un sector que tiene necesidad de que se le reconozca como sea".

El sevillano, por último, ha manifestado que el homenaje supone una prolongación de la alegría que ha experimentado todo el equipo con los resultados de la Gala de los Goya. A pesar de que de las 16 candidaturas con las que contaba el largometraje sólo consiguiera dos -actor revelación para Joaquín Núñez y mejor actor de reparto para Julián Villagrán-, ha indicado que "las nominaciones ya eran un premio en sí y una forma de reconocer al colectivo, que vivimos como una fiesta, habida cuenta del año buenísimo y excepcional del cine español". Y es que, a su juicio, existían películas de sobra como para que las categorías hubieran estado "más repartidas", y no "concentradas en cuatro, que han sido las más destacadas". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios