Cultura

Alcaide pilota la transformación de San Clemente en centro tecnológico

  • El nuevo director quiere convertir el I+CAS en referente de la cultura digital y fomentará la formación y la producción · Cuatro módulos portátiles ideados por el arquitecto Santiago Cirugeda contendrán las aulas

Comentarios 2

El arte "como herramienta de transformación y, sobre todo, de relación" es el argumento del que se valdrá el cordobés Jesús Alcaide para convertir el Centro de las Artes de Sevilla (CAS) en un "referente" dentro de la red de espacios de creación experimental con nuevas tecnologías. El nuevo director del recién bautizado I+CAS se enfrenta así al reto de equiparar la actividad del antiguo monasterio de San Clemente con la de otros centros de cultura digital, como Medialab Prado, Laboral Gijón, Hangar de Barcelona o el propio C4 de Córdoba, en cuya gestación trabajaba Alcaide hasta su traslado a Sevilla.

Una mudanza, la suya, que coincide en el tiempo con el cierre a finales de este mes del Espacio Iniciarte ubicado en la antigua iglesia de Santa Lucía, que ha sido catalizador de proyectos e ideas de los que, a priori, este I+CAS parece heredero. Algo que él desmiente: "Santa Lucía era un espacio expositivo. Este proyecto es mucho más dinámico, vivo e interdisciplinar".

Para lograr ese plus y, a la vez, permitir que sigan teniendo cabida en San Clemente las actividades que lo han convertido en un centro vivo, la delegada de Cultura, Maribel Montaño, aseguró que "se seguirá apoyando a los jóvenes talentos, continuará siendo sede de Endanza Espacio Vivo y de exposiciones de arte contemporáneo, pero al mismo tiempo desarrollará un amplio despliegue tecnológico por el que se va a convertir en una propuesta de envergadura nacional".

La metamorfosis del CAS en I+CAS tuvo su fase de crisálida, durante la cual -a lo largo de año y medio- una comisión redactó un informe para la adaptación del espacio a sus nuevas necesidades. Entre sus integrantes figuraron el colectivo Zemos, con una década de trabajo e investigación en mediación tecnológica, la actual responsable de Políticas de Públicos del Museo Reina Sofía, Curra Gámez, los programas Andalucía Emprende y Proyecto Lunar, así como el arquitecto Santiago Cirugeda al frente del estudio Recetas Urbanas, que ha ideado las pequeñas islas de trabajo que son la cara más visible de este proyecto: cuatro módulos donde se instalarán las aulas y espacios de trabajo de un centro reorientado a la formación y la producción. "Estos módulos podrán ser ubicados en otros espacios de la ciudad como extensión natural del proyecto I+CAS", avisó Montaño.

Es precisamente este plan de acondicionamiento arquitectónico el que se llevará la mayor parte del presupuesto que este año tendrá el I+CAS: 803.000 euros, aportados en su 80% por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en el marco del Plan Avanza, y el 20 % restante por el Ayuntamiento, que se compromete a mantener una dotación similar para 2011.

Según los planos facilitados por el Ayuntamiento de Sevilla, Cirugeda ha concebido una mediateca y tres salas de trabajo que, a día de ayer, Jesús Alcaide no sabía cómo afectarían al desarrollo de su programa y del resto de actividades, caso del notable ciclo de danza que promueve la gestora cultural Isabel Blanco, desde el que se ha favorecido el desarrollo de residencias creativas en la ciudad y la presentación en este espacio de procesos creativos mediante piezas de distinto formato, como las cápsulas.

Según detalló Alcaide, su apuesta para desarrollar el I+CAS, que le valió ganar el concurso abierto para la elección de nuevo director del centro -donde releva al galerista Fernando Roldán-, contempla un programa de formación, un laboratorio y centro de producción "cuya convocatoria de proyectos estamos elaborando", y un espacio para el archivo y la difusión de las nuevas manifestaciones artísticas. Alcaide, que avanzó un "importante" programa de exposiciones, ciclos de vídeo, festivales y proyectos sonoros, es consciente de que este ambicioso guión, en el escenario actual de crisis, depende en gran medida "de la colaboración ciudadana y de la ilusión" y piensa fomentarlas desde su nuevo cargo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios