Cultura

Andalucía vuelve con Isbilya a tener una casa de subastas de arte

  • La firma, que dirige José Muñoz, exhibe en su enorme sede de la Alfalfa las piezas que sacará a puja los días 15 y 16 de octubre

Comentarios 2

El mundo de las antigüedades no tenía secretos para el malagueño José Muñoz (Ronda, 1953), con más de cuatro décadas de experiencia en el sector y negocios en Málaga, Marbella, Sevilla y Madrid. Ahora se enfrenta con una ilusión y energía desbordantes a su debut como director de su propia casa de subastas, Isbilya, que desde Sevilla quiere asumir el hueco que dejó la desaparición de Arte y Gestión. El arranque es prometedor: un catálogo que incluye retratos de José Villegas y Raimundo de Madrazo, escenas bucólicas de Rosa de Tívoli y hasta un grabado de Goya coloreado por Dalí. En total, 958 lotes de pintura antigua y del siglo XIX, pintura contemporánea y artes decorativas que saldrán a puja el 15 y 16 de octubre y se exponen ya en el enorme local de Isbilya en el número 3 de la calle Jesús de las Tres caídas, junto a la Alfalfa.

"Al cerrar Arte y Gestión pensé que Andalucía debía de contar con al menos una casa de subastas como las que tienen en Madrid, Bilbao o Barcelona. Y para mí era posible ahora asumir este reto abriendo en pleno centro de Sevilla una sala de las dimensiones suficientes como para albergar nuestras exposiciones, subastas y el resto de servicios que ofrecemos (tasación, consultas sobre fiscalidad de la obra de arte...)", continúa.

Entre las piezas de la exposición previa a la subasta, "de muy diferentes precios, épocas y escuelas", Muñoz llama la atención sobre un óleo de José de Ribera "que es una de las joyas en el apartado de pintura antigua". "Nicola Spinosa, director del Museo Capodimonte en Nápoles y uno de los mayores especialistas en la obra del pintor, identificó este San Jerónimo como obra de José de Ribera. Su estudio técnico acompaña a esta pintura que sale a puja por un precio muy económico, 50.000 euros. Según Spinosa, podría tratarse de un boceto previo a la obra de mayores dimensiones e idéntico tema que conserva el Museo de Arte Antiguo del Castillo Sforzesco en Milán".

Otras pinturas de temática religiosa interesantes son Jesús entre la Virgen y San Juan, una tabla del Maestro del Hijo Pródigo (artista activo en Amberes durante el segundo tercio del siglo XVI) con un precio de salida de 30.000 euros, un retrato de Santa Catalina de Alejandría de José Gutiérrez de la Vega a partir de 1.500 euros y especialmente la Inmaculada Tota Pulchra que sale a puja por 25.000 euros. Aunque su autor aún no ha sido identificado, a este óleo sobre lienzo de escuela sevillana, pintado a mediados del XVII y con un marco de época tallado con profusión de motivos vegetales, se le dedica por su bella factura y gran calidad la portada del catálogo de la primera subasta de Isbilya.

"Hay muchísimos particulares que quieren vender mercancía, tener un servicio fiable de tasación y valoración de obras de arte, y también hay coleccionistas de distintos presupuestos con ganas de comprar. Una casa de subastas es el canal adecuado para todo ello. El mercado no se ha roto del todo y esperamos reactivarlo con esta iniciativa", declara Muñoz, que ha situado a cuatro historiadoras al frente de los diversos departamentos de Isbilya: Beatriz Valdivieso (arte contemporáneo), Carmen Fernández Daza (artes decorativas), Carmen Íñiguez (pintura antigua y del siglo XIX) y Marta Leite (ventas, publicidad y marketing).

Su propósito es celebrar cuatro subastas al año en Sevilla. No sólo de pintura, pues en su catálogo tienen gran presencia las artes decorativas, sobre todo el mobiliario. "De momento no subastaremos joyas aunque en el futuro próximo queremos lanzar una sección dedicada a relojes de alta gama", avanza Marta Leite, que recuerda que ya está abierto el plazo para la recepción de objetos de arte para la segunda subasta, que se celebrará en diciembre.

De la apabullante colección de objetos expuestos en la sede de Isbilya, Muñoz llama la atención sobre el potencial interés que para museos e instituciones culturales pueden tener piezas como Partida de cartas en la taberna de Joaquín Domínguez Bécquer, exponente de la escuela costumbrista sevillana (a puja desde 25.000 euros), y dos parejas de óleos muy diferentes: una del pintor de origen alemán e influencia italiana Philipp Peter Roos, conocido por su apodo Rosa de Tívoli, cada una de cuyas composiciones pastoriles sale a puja por 20.000 euros, y otra del prolífico mexicano José de Páez, que fue discípulo de Miguel Cabrera (precio de salida: 32.000 euros).

Marta Leite destaca el interés que están suscitando las piezas de arte decorativo, "como los diferentes bargueños españoles, italianos y mexicanos, los jarrones de Sevres, los mantones de Manila de diversas épocas y, muy especialmente, la Casulla con la imagen del Cristo del Cachorro pintada por el sevillano Alfonso Grosso [a partir de 4.000 euros]".

Sobre todas las piezas se alza, en actitud de bendecir, la talla en madera policromada del Cristo Resucitado que presenta las llagas de la crucifixión y la señal de la lanzada. Es una impresionante obra de escuela toledana del siglo XVI que apareció documentada en el catálogo que el Ministerio de Cultura editó en 1982 con motivo de la exposición comisariada por Alfonso E. Pérez Sánchez El Toledo del Greco, que se celebró en el Hospital de Tavera. Según el estudio que la acompaña, pudo haberse inspirado en el Resucitado que tallara el maestro cretense y sale a puja por 25.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios