ACCADEMIA RODOLFO CELLETTI | CRÍTICA

Sonidos de la Puglia

Sonidos de la Puglia

Sonidos de la Puglia / Federico Mantecón

La Academia de Belcanto Rodolfo Celletti, con sede en Martina Franca, realizó hace unos meses su seleccion de alumnos en Sevilla y ayer nos presentó uan muestra del nivel de sus alumnos. Rocío Faus canceló por indisposición, pero por suerte se pudo “fichar” a útima hora a Leonor Bonilla, quien se diera a conocer internacionalmente precisamente en Martina Franca. La soprano sevillana interpretó una bellísima aria de la Francesca da Rimini de Mercadante, la ópera con la que se presentó en aquellas representaciones de la ciudad de la Puglia. En plenitud de recursos técnicos y con una madurez expresiva cada vez más asombrosa, Bonilla desplegó un legato y una linea cantabile de la mejor ley en la cavatina, cantando con una seductora morbidez y a flor de labios, para luego, en la cabaletta, desarrollar un canto florido plenamente en estilo belcantista, con saltos al agudo directos y precisos, sobreagudos rutilantes y un fraseo siempre atento a la dramaticidad del texto y el momento.

Quien llevó el peso del recital fue Carmine Giordano, una voz de impacto por la pureza de su sonido, la firmeza de su emisión y su capacidad para ser modulada y regulada en la senda de los mejores bajos bufos de la tradición decimonónica. En su aria del Barbero de Paisiello y en la de Don Magnifico de Rossini supo fajarse con brillantez con el canto sillabato. Gran actor, como se vio con su aria del Capello di paglia de Firenze de Nino Rota.

Bravisisma Gromoglasova como acompañante y aún más como solista en preludios de Nino Rota y en la fatasía sobre Il Giuramento de Giuseppe Lillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios