Ópera

'Così fan tutte', el "acto de resistencia" del Maestranza frente a la pandemia

  • La ópera de Mozart se representa desde este domingo hasta el día 7 con puesta en escena del sevillano Rafael R. Villalobos y el mexicano Iván López Reynoso como director musical

El equipo de 'Così fan tutte', con el director del Maestranza. El equipo de 'Così fan tutte', con el director del Maestranza.

El equipo de 'Così fan tutte', con el director del Maestranza. / Juan Carlos Vázquez

La ópera Così fan tutte, de Wolfgang Amadeus Mozart, regresa desde este domingo hasta el 7 de noviembre al Teatro de la Maestranza, donde no se veía desde la temporada 94/95, en un "acto heroico de resistencia" y de "defensa de la cultura" en tiempos de pandemia, tal como resaltó el director del espacio del Paseo Colón, Javier Menéndez. La reflexión sobre "la fragilidad del amor" que propone una de las tres colaboraciones entre el compositor de Salzburgo y Lorenzo Da Ponte junto con Las bodas de Fígaro y Don Giovanni vuelve en una versión que ha aliado al sevillano Rafael R. Villalobos, encargado de la dirección de escena y el diseño de vestuario, y el maestro mexicano Iván López Reynoso, director musical, embarcados en un montaje que coproducen el Maestranza y el Teatro Calderón de Valladolid.

En la presentación a los medios de esta ópera, Menéndez subrayó la "esperanza" que aporta un estreno que "no ha sido fácil para nadie. Hemos sido rigurosísimos y tenido un control absoluto para que el teatro sea un sitio seguro, tanto para el equipo como para los espectadores. En los ensayos hemos hecho pruebas constantes a los artistas, para asegurarnos de que estaban libres de Covid-19, hemos tomado la temperatura a todo el mundo y nadie se ha quitado la mascarilla", señala el director del Maestranza, que tuvo que añadir la función del día 1 –el estreno iba a ser inicialmente el 3– para reubicar a todos los abonados y responder a la demanda del público con el 65% de aforo –800 butacas– al que obliga el protocolo sanitario frente al virus. Ha sido, admite, una tarea hercúlea, "pero lo hemos conseguido. En estos días nos ha llegado el agradecimiento de muchos abonados por todo este esfuerzo".

La dureza de las circunstancias llevó al director de escena Rafael R. Villalobos a emocionarse mientras agradecía a Menéndez que hubiese apostado por mantener Così fan tutte en la programación pese a la adversidad. El sevillano, que ha estrenado sus propuestas en lugares como el Teatro Real de Madrid, el Massimo de Palermo o la Ópera Estatal de Hungría y considera el Maestranza su "casa" –allí estrenó un programa doble compuesto por El dictador y El emperador de la Atlántida y el espectáculo que cerraba el Año Murillo– sabe que esta ocasión es especial, y no sólo por tener una obra cumbre de Mozart entre manos. "Ha sido muy divertido y muy bonito estar con este equipo maravilloso, pocas veces se da una sinergia así", asegura. "Pero nosotros también somos seres humanos y no podemos vivir de espaldas al mundo, teníamos miedo de venir contagiados, o de contagiar a nuestras familias, había días en que traíamos, inevitablemente, una energía baja. Ha sido muy difícil crear en estas circunstancias, pero llegamos a una conclusión: que nuestra obligación, como artistas en un momento tan complicado, era crear belleza".

Un emocionado Rafael R. Villalobos. Un emocionado Rafael R. Villalobos.

Un emocionado Rafael R. Villalobos. / Juan Carlos Vázquez

Villalobos percibe Così fan tutte como una obra "riquísima, que habla de muchos temas". El punto de partida, la apuesta que hacen los amigos Ferrando y Guglielmo para demostrar que sus novias son fieles, frente a la certeza de Don Alfonso, que defiende que "todas las mujeres son volubles", podría verse "como algo machista a ojos del presente, aunque sería estúpido juzgar a unos autores que vivieron en otro siglo. Pero el argumento sí nos permite hablar de cuestiones como la cosificación de la mujer, del papel al que se enfrentan personajes como Fiordiligi o Dorabella, las dos hermanas, o Despina, la doncella, que despierta unos cuantos interrogantes. ¿Es feminista o sólo actúa por dinero?", pregunta el director, al que le interesaba más el subtítulo de la ópera, La scuola degli amanti (La escuela de los amantes), "porque todos viven un aprendizaje, un viaje introspectivo en el que se conocen a sí mismos".

Su puesta en escena va avanzando a medida que se desarrolla la trama. "Empieza como algo muy barroco, como una comedia al uso, y poco a poco se va volviendo más humana, más realista, hasta un final un poco oscuro", explica sobre un trabajo con una estética "limpia" en el que están presentes "el telón, las candilejas, la concha del apuntador y otros elementos teatrales como una metáfora de la vida" y en el que Villalobos ha sido respetuoso con el material original. "Es una tontería cambiar por cambiar, a mí me parece más interesante explorar lo que ocurre con los personajes".

Vanessa Goikoetxea, Maite Beaumont, Simon Mechlinski, Xabier Anduaga, Natalia Labourdette y Roberto de Candia son las voces que interpretan una partitura que para López Reynoso es un "verdadero viaje emocional" que va "de la carcajada hasta la nostalgia y la desolación, de la euforia a la soledad". Para el director, Così fan tutte confirma la maestría de Mozart en una obra plagada de simetrías "donde hay personajes que parecen tener músicas similares, pero si rascas un poco descubres que cada uno tiene una voz particular, una personalidad distinta".

Los responsables del teatro han querido que esta producción llegue también a quienes no acudan a las funciones en estos días. "Este Così fan tutte", adelantó Javier Menéndez, "se podrá ver en streaming el día 5 en la web del Maestranza. Y estamos hablando con Canal Sur para que se incorpore y hacer así la mayor retransmisión posible". Para que la esperanza no se agote en los muros del teatro. Para que la cultura levante los corazones en este tiempo doloroso y extraño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios