Cultura

Los fondos de la Fábrica de Tabacos pasarán al Archivo Provincial

  • La Junta explica que "en pocas semanas" el edificio de la calle Almirante Apodaca albergará esta documentación, compuesta por 7.500 legajos y más de 2.500 libros

Comentarios 4

El director del Libro, Archivos y Bibliotecas de la Junta, Julio Neira, anunció ayer que "en unas semanas, muy breve plazo" los fondos de la antigua Fábrica de Tabacos pasarán a conservarse en el Archivo Histórico Provincial. En este sentido, Neira detalló que se está ultimando el protocolo para la cesión de los fondos de Altadis y que ya "se está haciendo sitio" en el inmueble de la calle Almirante Apodaca para albergar este valioso patrimonio.

Este anuncio fue realizado con motivo de la celebración de la jornada Los fondos fabriles en archivos de Andalucía, programada con motivo del Día Internacional de los Archivos, un encuentro en el que participó José Manuel Rodríguez Gordillo, director del Archivo Tabacalera/Altadis. El historiador precisó que la documentación, que se inicia en 1636 y está compuesta por unos 7.500 legajos y más de 2.500 libros, tiene "una excepcional importancia para la ciudad y la historia económica del país". El especialista opina que "la gente no logra percibir la riqueza temática que este archivo tiene", la revelación que supone en cuanto a "los salarios, los precios de las cosas o las residencias de los trabajadores", un "sinfín de datos" que ilustran "una actividad extraordinariamente pujante".

La producción de tabaco "era una de las joyas de la renta de la monarquía, la gran ubre de la que se amamantaban cantidad de actividades", lo que explica en opinión del experto que para este fin se construyera "uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como es el actual Rectorado". Hasta 1800, Sevilla fue el único punto del país que se dedicó a la elaboración de cigarros, pero la aparición de otras fábricas centradas en este negocio en el siglo XIX eclipsaron la trascendencia que había tenido en este sector. Aún hoy, sin embargo, la ciudad está considerada "la capital del tabaco en el viejo mundo" y su fábrica ha dejado el archivo de mayor envergadura de todos. "En ninguna otra han tenido la virtud de conservar los documentos como aquí", comenta Rodríguez Gordillo. "No sé si el mito de Carmen ayudó a que ningún ingeniero se atreviera a hincarle el diente a los legajos".

El consejero de Cultura, Paulino Plata, defendió el miércoles ante el Pleno del Parlamento el proyecto de Ley de Documentos, Archivos y Patrimonio Documental de Andalucía, que vendrá a sustituir a la actual, aprobada en 1984, hace ahora 27 años. Las novedades principales, según indicó el consejero, suponen "un cambio en el concepto de documento, una mejora en la protección y en las condiciones de acceso por parte de la ciudadanía a los archivos, y un modelo común de gestión para toda la vida de los documentos". La ley también establece, en la Disposición Adicional Primera, la máxima categoría de protección -Bien de Interés Cultural- para el Archivo General de Andalucía (AGA) y para el Archivo del Patronato de la Alhambra y el Generalife.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios