CARLO CURATOLO | CRÍTICA Paseos por las seis cuerdas

Carlo Curatolo. Carlo Curatolo.

Carlo Curatolo. / C.C.E.

Galardonado con el primer premio en la categoría de guitarra clásica en el pasado concurso del X Festival de la Guitarra de Sevilla, el italiano Carlo Curatolo mostró los méritos que le hicieron acreedor de aquellos laureles. Estamos ante un guitarrista de una gran técnica, sólida y bien asentada en todos los recursos. Sobresale la limpieza de su sonido y su brillo, asentado sobre una pulsación firme y nítida y una digitación ágil, cuestión ésta que quedó bien demostrada en la compleja sonata de Castelnuovo-Tedesco, sobre todo en sus movimientos extremos.

Pero también muestra su musicalidad en su linea cantabile y en su capacidad para transmitir emociones a través de las cuerdas. A pesar de tratarse de una versión muy fuera de época, su sonata K213 de Scarlatti estuvo llena de lirismo y de ensoñación. Lástima que el bordón le jugase malas pasadas en la Sevilla de Albéniz, porque en el resto de su recital afloró su dominio del color instrumental y la claridad de pasajes en tremolo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios