Manuel Imán | Músico "Sigo siendo underground"

  • Manuel Imán celebrará sus 50 años de carrera con un gran concierto en el Teatro Lope de Vega, repasándola ampliamente y estrenado nuevas canciones, rodeado de grandes músicos de la escena sevillana del pasado, presente y futuro.

Manuel Imán Manuel Imán

Manuel Imán / Luis Durán

El 29 de octubre cumple 65 años Manuel Imán, uno de los más carismáticos músicos sevillanos, que comenzó su carrera hace 50 años. El Teatro Lope de Vega se construyó en el Pabellón de Sevilla de la Exposición de 1929 hace justo 90 años y en él hace ahora 40 que Imán Califato Independiente dio su primer concierto. Cuatro celebraciones unidas en la misma noche.

Desde la primera vez que Manuel Imán apareciese en público allá por 1969 su historia musical ha estado marcada por grandes nombres, tanto de bandas que fundó (Goma, Imán) como de artistas que le han tenido a su lado, ya sea en España (Lole y Manuel, Paco de Lucía, Kiko Veneno, Martirio) o en su etapa californiana colaborando con productores y músicos de la talla de Scarlet Rivera, ascendida al olimpo de las violinistas tras su participación estelar en el Desire de Bob Dylan.

-Con tanta historia por detrás, ¿Manuel Imán aún tiene mucha trayectoria por delante y en este concierto nos va a dar muestras de esa dualidad del pasado y del futuro?

-Pues sí, porque la música que voy a interpretar comenzará de forma cronológica con un medley de tres temas de Goma, luego continuaré con Imán, para pasar a algunos temas de los discos que grabé en California. Con las colaboraciones de otros músicos invitados habrá momentos más intimistas porque pasaremos de la parte eléctrica y del rock fusión a una parte más acústica y daremos un repaso también a Sevilla Infinita, el disco en el que recogí marchas de Semana Santa adaptadas a instrumentos acústicos; y al mismo tiempo, volviendo de nuevo a la parte eléctrica, haré dos piezas nuevas, que serán estrenos mundiales porque las he compuesto expresamente para esta ocasión, y en la recta final habrá alguna versión más y retrocederé de nuevo a Imán, con el tema de Los niños, que compuse para Camino del Águila, pero con un tratamiento distinto a como fue grabado entonces. De modo que espero que haya un gran ambiente desde el principio y que termine siendo una verdadera fiesta musical.

-Por el cartel promocional del concierto sabemos que la banda base estará compuesta, además de por usted, por Valentín Ponce a la guitarra, Pepe Frías al bajo, Marcos Gamero a la batería e Ignacio Ávila a los teclados, pero ¿cuáles serán esos otros músicos invitados que ha mencionado?

-Me voy a rodear de músicos geniales, que además son amigos, lo cual hace una mezcla perfecta. Van a estar conmigo Rosario Solano y Carmela Páez “La Chocolata”; también Cristián de Moret, Miguel y Juan Campos, que con Abbi Fernández, que ya habrá aparecido también antes por el escenario, son talentos emergentes que van creciendo día a día, como se podrá corroborar en este concierto; luego estarán Antonio Smash, José Loreto “Caraoscura”, Mhijea, Pepe el Saxo y alguna que otra sorpresa más.

-La elección del marco del Teatro Lope de Vega para una noche tan especial para usted supongo que será debida a los grandes recuerdos que debe guardar de este lugar.

-Los recuerdos que tengo del Lope de Vega son magníficos. Es un teatro que está hecho a la medida de Sevilla, una ciudad muy meticulosa en cuanto a las proporciones, y este teatro está muy bien proporcionado, además de tener una acústica excelente; yo recuerdo haber escuchado aquí a Paco de Lucía sin ningún tipo de amplificación y el sonido era natural, cálido, absolutamente espectacular. Son muchos recuerdos los que tengo. La primera vez que toqué aquí fue con Chicle, caramelo y pipa, un grupo previo a Goma, en el que estaban conmigo Alberto Toribio, Marcos Mantero y Antonio Smash y por el que pasaron una gran cantidad de músicos de todo pelaje, californianos, neozelandeses, sevillanos, por supuesto. Es el lugar adecuado para celebrar tantos cumpleaños juntos.

"Siempre he reivindicado que Imán no éramos rock andaluz, no participábamos del concepto que se tenía de esa etiqueta"

-En estos cincuenta años el tramo inicial con Goma e Imán es el menor en su carrera, que después ha sido mucho mayor y le ha traído más satisfacciones, tanto musicales, personales, como económicas. ¿Por qué entonces sigue siendo usted un referente solo de aquella época?

-Es una cuestión de visibilidad. Hay personas que han dedicado toda su vida a ser famosos de alguna manera y yo cuando más famoso he sido fue cuando estaba en un grupo tan comercial como La Década Prodigiosa, en el que no paraba de salir en televisión, me conocían por la calle, y esa es una parte que está en el extremo opuesto de mi carácter musical. Sin embargo yo soy underground desde que a los quince años me llevaba al instituto San Isidoro mi magnetofón  con música de King Crimson y Jimi Hendrix y un compañero tan castizo que con el tiempo terminó siendo compositor de sevillanas me puso, sin saber qué significaba eso que yo tanto repetía, el apodo de Manolito Underground. Y, en realidad no sé por qué, sigo siendo underground.

-¿Está usted de acuerdo conmigo en que, dejando aparte a Triana, en el rock andaluz la música que mejor se conserva es la que hacía usted en Imán?

-Es que a mí siempre me ha gustado hacer música atemporal, música que pueda escuchar diez años más tarde sin ruborizarme; pero yo siempre he reivindicado que no éramos rock andaluz, no participábamos del concepto que se tenía de esa etiqueta; quienes realmente siguieron la estela de Triana fueron Alameda y Medina Azahara; Guadalquivir, Cai y nosotros íbamos por otro lado. Nosotros creíamos en lo que hacíamos y al final nos salía un 85 por ciento de música instrumental, que no tenía las posibilidades de ser tan comercial como la de Triana, aparte de que Jesús de la Rosa era un talento especial, con una voz potente y mágica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios