José del Tomate | Crítica Entre el lirismo y el frenesí

El joven tocaor almeriense José del Tomate. El joven tocaor almeriense José del Tomate.

El joven tocaor almeriense José del Tomate. / Pako Manzano/Grupo Joly

Demostró personalidad e inteligencia el almeriense en su presentación en Sevilla. Vino con los temas de Plaza vieja, el disco con el que ha debutado como solista. Y lo hizo, como digo, limitando a lo mínimo necesario, imprescindible, la presencia paterna: tras cederle el lugar de honor en la escena, interpretaron juntos el tema de amor de Two much que compuso Michel Camilo para Antonio Banderas y que forma parte del repertorio de Tomatito desde el mítico Spain. Fue la testimonial alternativa de José del Tomate que demostró que es un gran compositor de melodías cantables, sobre todo en los estilos festeros, tangos y bulerías por partida doble, tanguillos y jaleos. Aunque los temas más interesantes desde el punto de vista de la composición son los que hizo en solitario: la taranta que abrió la noche y la zambra, esa fantasía alambrista que compuso su tío Niño Miguel en los setenta. El grupo funcionó como un reloj, capitaneado por El Tomate, formado por intérpretes muy jóvenes a los que apoyan dos veteranos del peso de Bernardo Parilla, que da la réplica melódica en varias ocasiones, y Antonio Ramos que, además de funcionar como un soporte rítmico, se hizo sus variaciones en las segundas bulerías, de corte más jazzístico, de la noche. También se apoyó el guitarrista de manera recurrente en el cante camaronero de Cortiñas. El concierto se completó con una personal versión del lorquiano Romance de Thamar y Amnón entre el lirismo y el frenesí. Todo esto es sólo posible porque José del Tomate, pese a su juventud, es un consumado intérprete de su instrumento, que domina a la perfección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios