Le Poème Harmonique | Crítica Plástico terremoto para la apertura

Le Poème Harmonique en una interpretación anterior de 'El terremoto' de Draghi Le Poème Harmonique en una interpretación anterior de 'El terremoto' de Draghi

Le Poème Harmonique en una interpretación anterior de 'El terremoto' de Draghi / D. S.

Obra infrecuente para la apertura del Festival de Música Antigua, un oratorio vienés de finales del XVII que fue rescatado hace un par de años en un festival polaco. Le Poème Harmonique, prestigioso conjunto francés que abrió ya hace más de una década el certamen sevillano con música de tinieblas, volvió así sobre temática de Semana Santa con esta pieza de insólita belleza, construida a partir de una línea principal en arioso que torna por momentos en lírica o se refugia en un recitado narrativamente eficaz.

El rico acompañamiento, con nutrido continuo, ritornelos instrumentales con violines y una corneta, y partes solistas para viola, aportan la necesaria variedad y refuerzan el lirismo de las breves arias.

No toda la música tiene la misma inspiración, y hay partes que pueden resultar en exceso repetitivas o francamente vulgares, pero la obra se sostiene en general por sí misma, más allá de la oportunidad del rescate histórico, si bien en ello también cuenta mucho la interpretación.

Vincent Dumestre convenció en su matizada y plástica visión de este fresco con pretensiones moralizantes de raíz contrarreformista, que apoyó tanto en el color tímbrico instrumental como en las posibilidades que le brindó un equipo vocal de absoluta competencia, tan atento a la prosodia y el fraseo como a los detalles expresivos, dentro del dominio casi absoluto de un monocorde tono de lamento. Dentro de la general excelencia, brilló especialmente la dulcísima Virgen María de la soprano Léa Trommenschlager, voz de timbre bellísimo y exquisito gusto. La obra fue ofrecida con sobretítulos en español, una opción que por su absoluta lógica el Femás debería hacer costumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios