Cultura

Lorenzo Silva: "Una mujer que pone una denuncia falsa es una delincuente"

  • El novelista se inspira en un caso real para señalar "el fracaso" de la Ley de Violencia de Género

Comentarios 77

El novelista Lorenzo Silva ha afirmado hoy en Sevilla que "una denuncia falsa es un delito y una mujer que denuncia falsamente es una delincuente, y el sistema no está persiguiendo a estas delincuentes, lo que causa quebranto no sólo a los hombres, sino también a mujeres especialmente indefensas".

En la presentación de su novela La estrategia del agua (Destino), inspirada en el caso real, que salpicó incluso a la presidenta del Tribunal Constitucional, de una mujer que encargó el asesinato de su ex marido a unos sicarios tras haberle denunciado en falso, Silva ha asegurado que no podría cuantificar cuántas denuncias falsas se producen, pero sí que el porcentaje es "significativo". "Hay casos sangrantes de gente que ha pasado meses en prisión por unas autolesiones; ésa es una realidad significativa y ése es el mayor fracaso de la Ley (de Violencia de Género), porque pone de manifiesto que no hay un afán de corregir a quienes se sirven de ella", ha añadido el escritor.

En esos casos "no sólo se agrede a hombres, porque una denuncia falsa agrede también a las mujeres que, mientras se tramita esa denuncia, no están siendo protegidas, y agrede a los hijos de ese hombre, y a la madre de ese hombre", ha añadido Silva, quien durante años ha ejercido como abogado. Según Silva, esa Ley "priva de facto de presunción de inocencia a la mitad de la población española; los hombres acusados pierden la presunción mientras no la demuestran; eso es algo extremo y se podía haber buscado otro mecanismo que no pusiera en cuestión nada menos que un derecho constitucional".

"El gran fallo de la Ley es que cuando desata un  mecanismo legal excepcional debe prever, porque es algo que está en la condición humana, que va a haber abusos, y que esos abusos tendrán también efectos excepcionales que deben ser corregidos y eso es lo que no está haciendo el sistema judicial español respecto de las denuncias falsas, que tienen efectos demoledores sobre personas inocentes", según el novelista y jurista.

En consonancia con lo que afirma en la novela uno de los personajes de que el contrato matrimonial es más desventajoso para el hombre que para la mujer, Silva ha afirmado: "el contrato para el hombre otorga menos derechos y posibilidades que los que la ley y la praxis judicial otorga para la mujer; eso en este país es algo incontestable."

Su última novela también trata sobre la custodia compartida, de la que dijo que lo que sucede en España, que se otorga generalmente a las madres, es algo "incoherente y exótico, que no existe en nuestro entorno europeo". "No puedo entender que en una generación en la que a los hombres se nos ha dicho que los hijos no son una responsabilidad nominal, sino que se asume y se comparte, cuando hay una ruptura matrimonial la custodia compartida sólo se dé si hay acuerdo, y el acuerdo lo puede obstaculizar cualquiera de las partes, de modo que al final la custodia es para la mujer y el padre queda desplazado de la relación de los hijos", ha dicho.

De La estrategia del agua ha señalado que sucede "como en la realidad", que "las mujeres pueden ser tan malas como los hombres; no creo ni que los hombres sean peores que las mujeres ni al revés, ese racionamiento es propio de una mentalidad maniquea".

En respuesta a las acusaciones de misoginia, ha contestado con una sonrisa y afirmando: "no estoy contando nada que no sucede en la realidad ni que no esté documentado, no pretendo que sea la realidad general, pero sí una realidad significativa; como no creo que la generalidad de los hombres agreda a su pareja."

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios