Manuel Gerena | Crítica Gerena vuelve al Lope

Manuel Gerena grabó en directo su nuevo disco, 'Un rebelde con causa'. Manuel Gerena grabó en directo su nuevo disco, 'Un rebelde con causa'.

Manuel Gerena grabó en directo su nuevo disco, 'Un rebelde con causa'. / Grupo Joly

Manuel Gerena vuelve al Lope de Vega, el escenario de tantos éxitos y también el de una de sus más sonadas prohibiciones, la que ocurrió en enero de 1976, cuando el de La Puebla cantó en la explanada del teatro, megáfono en mano, porque una orden gubernativa le impidió acceder al recinto. Anoche accedió, con sus músicos y con su público, que es particular. Porque el aficionado a Gerena no es, estrictamente, aunque también pueda serlo, el aficionado al flamenco, sino un tipo de diletante que valora lo que en su tiempo se llamó canción protesta. Algunas de las letras que cantó pertenecen precisamente a esa época, cantes por fandangos, abandolaos y tarantos, seguiriyas, bamberas y tonás con letras escritas por un joven Manuel Gerena que conectaba con el sentimiento de un país. Muchas de ellas están de plena actualidad. El único poeta al que ha cantado Gerena, al margen de sí mismo, es Miguel Hernández, al que dedicó un disco, y del que cantó en el Lope sus tremendas Nanas de la cebolla en la musicalización que llevó a cabo Alberto Cortez y que se hizo muy popular en los setenta en la versión de Serrat. La voz del cantaor se fue abriendo y adquirió matices y color conforme avanzó el recital, siendo en la seguiriya y en las Nanas donde pudimos disfrutar de ella en su plenitud. Gerena es un cantaor con mensaje, no un estilista. No obstante, posee una voz cálida que ha llevado el cante a un público más allá de los estrictamente jondo. En este recital el de La Puebla pudo al fin cantar completas las Nanas de la cebolla que en su anterior comparecencia en Sevilla, en este mismo escenario, tuvo que dejar a la mitad, debido a una inoportuna afección de garganta. Gerena cantó y habló reincidiendo en su mensaje pacifista, ecologista y ruralista, que acuñó en una época en la que aún no se hablaba de la España vaciada. Los pueblos que se vaciaron entonces por la emigración, de hombres que se iban "buscando lo que no encuentran", siguen con los mismos problemas laborales. El mensaje de Manuel Gerena sigue, por tanto, vigente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios