Cultura

Matices y colores del Barroco

Comentarios 0

XIV Noches en los Jardines del Real Alcázar. Componentes: Aarón Zapico, clave; Daniel Zapico, tiorba; Pablo Zapico, guitarra barroca. Programa: 'Concerto Zapico' (obras de Sanz, Roncalli, Kapsberger, Murcia, Scarlatti y anónimas). Lugar: Jardines del Real Alcázar. Fecha: Miércoles 19 de junio. Aforo: Tres cuartos de entrada.

Espléndido concierto inaugural del ciclo del Alcázar a cargo uno de los conjuntos más destacados de la música antigua española, Forma Antiqva, un grupo asturiano creado por los hermanos Aarón, Daniel y Pablo Zapico hace más de diez años y de cuyo prestigio internacional son buen reflejo sus grabaciones discográficas con una de las compañías más exquisitas y originales del mundo, Winter & Winter, donde registraron hace unos años precisamente el programa presentado el miércoles en Sevilla, Concerto Zapico, un proyecto en torno a las danzas españolas e italianas del Barroco que está en permanente transformación.

Es este uno de los atractivos de la propuesta y del estilo interpretativo del grupo: los bassi ostinati de las danzas barrocas son empleados con absoluta libertad, sin atenerse a la letra de las partituras originales y van cambiando con la propia trayectoria vital y artística de los miembros del trío. Concerto Zapico se convierte así en una especie de work in progress en la que las glosas sobre las melodías, el juego con los esquemas rítmicos y las combinaciones de colores se presentan en formas siempre variadas. Se impone en cualquier caso un clima de tímbrica sugerente, en la que cada bloque de piezas se encuadra en esquemas flexibles pero en los que la expresividad y la delicadeza van cediendo sitio al vigor y la vitalidad de los ritmos. Sobre todo ello, domina el matiz, un gusto muy especial por las gradaciones dinámicas, por la forma en que los instrumentos tienen de cederse la palabra intercambiando continuamente sus papeles de acompañante y protagonista, tejiendo así un tapiz sonoro que tiene mucho de capricho en el sentido más noble del término, de alimentar el puro goce de los sentidos. La agradable noche primaveral y el bellísimo entorno ayudaron también lo suyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios