Cultura

La Mostra abre con 'Everest', un filme íntimo y espectacular

  • La película inaugural del festival veneciano, que se clausura el día 12, fue acogida con frialdad

Everest abrió ayer la 72ª Mostra de Venecia con una historia real, una lucha entre los seres humanos y la naturaleza, llena de caras conocidas -Jake Gyllenhaal, Jason Clarke, Josh Brolin o Keira Knightley- en la que su director, Baltasar Kormákur, ha buscado lo íntimo dentro del espectáculo.

"Quería hacer un filme íntimo, como una película indie, pero espectacular como un blockbuster", explicó el islandés Kormákur en la presentación de una película que fue recibida con tanta frialdad como la que muestra en la pantalla. Everest, rodada en 3D, cuenta una tragedia que ocurrió en 1996 durante los días en que las escaladas de turistas se apelotonaban en las subidas a la montaña más alta de la tierra, con 8.848 metros.

La película ha intentado ser fiel a los hechos en la medida de lo posible, dijo su director. Sin embargo, la altura impidió al equipo rodar gran parte de la película en los escenarios reales ya que sólo pudieron aguantar un tiempo en el campamento base, pero más arriba era imposible desarrollar un rodaje normal. El equipo se trasladó entonces a la frontera entre Austria e Italia y rodaron otra gran parte en los estudios británicos de Pinewood, pero usando imágenes reales de la montaña que se pudieron grabar sin los actores.

"Quería que los actores interactuaran con la naturaleza, que fueran lo más realistas posibles" y de ahí la necesidad de que estuvieran, en lo posible, en los escenarios reales. "Se lo hice pasar mal, pero nos los puse en peligro", precisó Kormákur.

Jason Clarke interpreta al neozelandés Rob Hall, responsable del ascenso de un grupo de turistas que habían contratado la escalada con su compañía y que murió tras ayudar a uno de ellos a llegar a la cima pese al brutal empeoramiento de las condiciones meteorológicas. Los actores intentaron saber todo lo posible de los personajes que interpretan y Clarke incluso se fue a escalar a Nueva Zelanda con Jan Arnold, la viuda de Hall, papel que realiza Keira Knightley. Josh Brolin, por su parte, da vida a un texano que solo se siente feliz en la montaña pero que no está preparado para realizar una ascensión tan dura. "Era una responsabilidad muy grande, demasiado incluso el interpretar a una persona que existe". "Pero", agregó Brolin, "tienes que dejar la responsabilidad a un lado y esperar que se vea el respeto con que lo has hecho". Para Gyllenhaal también fue complicado dar vida a una persona real, especialmente por que sus hijos le llamaron para expresarle su preocupación por cómo su padre quedaría reflejado en la pantalla.

Esta Mostra de Venecia concluirá el sábado 12. Su sección oficial incluye como representación española la cinta Eldesconocido, que inaugurará la sección Venice Days, así como las coproducciones Elclan, que optará al León de Oro, y La calle de la Amargura y La memoria del agua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios