LA GEOMETRÍA DEL TRIGO | CRÍTICA DE TEATRO

Retrato de España desde el Sur

El fantástico elenco de 'La geometría del trigo' de Alberto Conejero El fantástico elenco de 'La geometría del trigo' de Alberto Conejero

El fantástico elenco de 'La geometría del trigo' de Alberto Conejero / Marcosgpunto

A principios de mes, Alberto Conejero recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática 2019 por esta obra. El jurado lo refrendó con la siguiente explicación: “por su estilo poético, su dominio en la certera construcción de los personajes y la precisa configuración y desarrollo de la trama, en la que confluyen unas historias que reflejan la realidad española a través de tres generaciones”.

Ni una objeción a lo que argumentó el jurado y mi más sincera enhorabuena a Alberto Conejero que se va perfilando como uno de nuestros mejores autores dramáticos contemporáneos. Nacido en Vilches (Jaén), Conejero ha escrito una obra muy personal basada en una historia que le contó su madre. Como hizo Lorca con Bodas de sangre, Conejero ha sublimado un cotilleo de pueblo en una obra de arte que retrata la transición, la emigración, el norte y el sur de un país, los amores secretos e incomprendidos y los dolores que estas mentiras provocan en las personas que nos aman. Y, de paso, ofrece una lección de comprensión de un tema tan delicado como el separatismo catalán (la obra usa la lengua española y la catalana en igualdad de condiciones).

De una tacada, Conejero ha escrito una obra fundamental para el teatro en español reflejando todos los temas arriba señalados con un dominio del lenguaje (como autor) al que hay que sumarle su trabajo como director (la primera vez que lo hace). Ha hundido sus raíces en Lorca representada en la madre de Consuelo Trujillo, fantástica, que, como la Vieja Pagana de Yerma, va repartiendo sabiduría (conservadora) en su discurso. El resto de intérpretes: Vinuesa, Troncoso, Montes, Bustos y Rufo resultan absolutamente maravillosos y uno asiste a toda la función con verdadero embeleso.

Como me ocurre siempre con Alberto Conejero he vuelto a ver a los grandes, a La muerte de un viajante de Arthur Miller. A Chéjov en su limpieza de presentación de la arquitectura teatral. He tenido, todo el tiempo, la sensación de estar asistiendo a una obra que ha sido escrita para trascender. Únicamente me resultó algo ‘meándrico’ el final pero el gozo ya lo tenía en el alma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios