Cultura

Rodin convierte en museo la Plaza Nueva

  • El Pensador corona en la fachada misma del Ayuntamiento una muestra que incluye Los burgueses de Calais y que se prolongará hasta el 7 de enero

La Plaza Nueva ha estrando este jueves una exposición al aire libre de esculturas de Auguste Rodin, entre ellas la celebérrima El pensador, una de las obras más representativas del arte universal, y Los burgueses de Calais, inspirada en los burgomaestres, unos personajes de la ciudad francesa de Calais que durante la Guerra de los 100 años se entregaron y ofrecieron en sacrificio a Eduardo de Inglaterra, convencidos de que así salvarían la ciudad.

No es la primera vez las obras de este importante escultor francés visita la ciudad. En el año 2000 la iglesia del Museo de Bellas Artes ya acogió una exposición de Rodin. En este caso fue una exposición “rompedora” ya que no se adecuó el espacio a ellas sino que se colocaron junto con las pinturas propias de la iglesia.

Las esculturas están puestas estratégicamente por el alcalde. El Ayuntamiento, que calificó de "hito" la muestra, puesto que es la primera vez que pueden verse al aire libre en la ciudad, gozará del punto clave al situar al célebre pensador en el arco mismo de acceso a su edificio principal. Las obras de peatonalización “han tenido muchos beneficiarios como el comercio o el medio ambiente, pero sobre todo los niños, las personas mayores y la cultura”, manifestó Monteseirín.

Un total de siete esculturas monumentales del Musée Rodin de Paris engalanan la Plaza Nueva. El objetivo de Rodin era acercar las obras al público, a cuyo encuentro acude eliminando las fronteras entre el arte y la vida.

Las seis esculturas que conforman Los burgueses de Calais muestra el drama vivido por ellos durante esa Guerra de los 100 años. Eustache de Saint-Pierre, es el viejo, el que guía con fuera y determinación el grupo de los seis héroes. Jean d´Aire lleva las llaves de la ciudad que está a punto de ofrecer al rey de Inglaterra en señal de vasallaje; Andriue d´Andres, expresa la desesperación de la renuncia heroica, Rodin lo esculpió con la cabeza entre las manos. Pierre de Wissant muestra un momento de duda cuando se dirige junto al grupo hacia la muerte. Su hermano Jacques de Wissant camina hacia un destino inevitable, y por último, Jean de Fiennes, simboliza con los brazos abiertos, la juventud sacrificada al acto heroico. Es curioso observar cómo algunas de las esculturas no están bien proporcionadas,o incluso, sin acabar.

La exposición se desarrolla hasta el próximo 7 de enero y ya ha visitado otras ciudades andaluzas como Málaga y Granada. Esto es posible gracias a un acuerdo con el Museo Rodin en el que éste presta sus obras para exposiciones itinerantes desde octubre hasta abril, fechas en las que el museo permanece cerrado.

Es la tercera exposición que la Obra Social La Caixa realiza en la ciudad a través de su programa Arte en la Calle. En años posteriores fueron obras de Igor Mitoraj y de Manolo Valdés las que engrandecieron las calles de Sevilla. En el caso de Mitoraj, se realizó en 2006 y también en la Plaza Nueva; compuesta por 22 enormes esculturas monumentales del artista polaco, alguna de las cuales fue adquirida en propiedad por el propio Consistorio; en 2007 se llevó a cabo la muestra de Valdés, con 17 de sus obras ubicadas en la Alameda de Hércules durante varios meses.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios