Sax Ensemble | Crítica Una mirada ecléctica al presente

Sax Ensemble en el Patio del Cicus

Sax Ensemble en el Patio del Cicus / Cicus

El programa presentado por este veterano conjunto madrileño supuso una nueva muestra del estado de la composición en nuestro tiempo: cuatro obras de cuatro compositores españoles nacidos entre 1958 y 1969 escritas en el último lustro en cuatro estilos muy alejados entre sí, como si cada una se sostuviera en el vértice de un cuadrilátero, patas de un mismo edificio, el que define el ecléctico universo creativo del siglo XXI.

Suite breve da paisaxe del gallego Juan Durán Alonso es un paseo sentimental, en clave neotonal, por la evocación del pasado, entre un amanecer imitativo, cantos de pájaros, los rumores de una verbena y el apagamiento sosegado de la tarde.

Swirls de Gabriel Erkoreka explota las columnas de aire en un contexto de gran densidad textural y ritmos que trazan círculos vertiginosos, pero esos contrastes extremos a los que nos ha acostumbrado la música del compositor vizcaíno, esa ebullición permanente de la materia sonora apenas aparece aquí, acaso por una interpretación demasiado plana, clara, pero casi sin dinámicas, algo que afectó a todo el recital.

Se estrenaba ¡Pedazo de gallardas!, un inteligente trabajo de recomposición de Jacobo Durán Loriga a partir de música de Juan Bautista Cabanilles, un conjunto de variaciones sobre un bajo en el que el lenguaje ya claramente barroco, y por tanto definidamente tonal, se entrevera de notas modales.

Con un segundo saxo alto en lugar del barítono y, aunque en algunos pasajes recurre a hipnóticas notas tenidas de los instrumentos exteriores (los dos altos), en Opus Sectile, César Camarero se aparta de la línea minimalista, de levedad sonora de su música más conocida, en un juego formal en el que combaten polifonía y concertación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios