‘Eva’, una comedia musical y vegetal con tintes de cabaret | Crítica de teatro

Sororidad en el paraíso

La actriz Mercedes Reyes y la serpiente del paraíso La actriz Mercedes Reyes y la serpiente del paraíso

La actriz Mercedes Reyes y la serpiente del paraíso / Pablo Gil

Mercedes Reyes e Isa Ramírez han estrenado Eva en este pulso que todos los profesionales de la cultura tienen contra la amenaza de cierre provocada por la segunda oleada del coronavirus en nuestro país.

Con algunas referencias a la pandemia, imposible mantenerse al margen, la obra ideada por estas dos mujeres vivió anoche un momento mágico tanto en escena como fuera de ella. Teatro lleno de complicidad que arrullaba a Mercedes Reyes que se hacía cargo de contarnos una historia más verosímil que la ‘oficial’ sobre lo que le sucedió a Eva en el paraíso.

 

Arropada por  la dirección de Isa Ramírez de la que se nota su sabiduría en esta propuesta de comedia musical, de la escenografía de cuento de niños de Davo Martínez, de la siempre valiosa y elegante iluminación de Carmen Mori, del batallón de títeres diseñados por Dani Carrasco y de la composición musical achispada, divertida y envolvente del inefable Jasio Velasco, la tentación de Eva se llena de sutileza, de juegos de palabras muy sencillos pero terriblemente acertados que contribuyen a la desmitificación de la culpabilidad de la madre de la humanidad.

 

Mercedes Reyes comienza su propuesta con una pregunta: ¿me guardan rencor?. El espectáculo se ocupa, con sus canciones, sus chistes, su multitud de personajes (marionetas) de presentarnos la anulación de aquel pecado original que durante milenios ha culpabilizado a la mujer.

Suave, muy suave, pero certero como una flecha que atravesara la famosa manzana es este juguete protagonizado por una clown que se siente mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios