De Libros

Sonido y dramaturgia

En 1979, Daniel Barenboim y Patrice Chéreau hablaron por primera vez de Tristán e Isolda. Habían recibido el encargo de Wolfgang Wagner de preparar una producción para el Festival de Bayreuth de 1981. Aquel proyecto se frustró (lo hizo Barenboim, pero con la régie de Jean-Pierre Ponnelle) y no fue hasta 2007, después de que hubieran colaborado ya en dos óperas (Wozzeck para París y Berlín en 1992; Don Giovanni para Salzburgo en 1994), cuando el director y el dramaturgo unieron sus fuerzas para el Tristán que abrió aquel año la temporada lírica de la Scala de Milán.

Diálogos sobre música y teatro Diálogos sobre música y teatro

Diálogos sobre música y teatro

Aprovechando aquellas funciones, Gastón Fournier-Facio, coordinador artístico por entonces del coliseo milanés, programó una serie de encuentros con ambos artistas de los que salen las conversaciones que forman este libro, organizado, siempre en forma de diálogo directo entre los dos protagonistas, en cinco grandes partes.

Chéreau y Barenboim hablan con pasión de sus respectivos oficios, de su relación personal y de sus ideas sobre el inmortal drama. El discurso del músico resulta de una especial profundidad. Todos los parámetros de la música wagneriana son desbrozados con una lucidez esclarecedora (el análisis del Preludio es el más didáctico al que yo haya tenido acceso nunca), del fraseo a la armonía, de las dinámicas al tempo, de la orquestación al peso del sonido, de los acentos al papel crucial del silencio (“a veces se tiene la sensación de que es más bien la música lo que interrumpe el silencio”). Todo se relaciona por supuesto entre sí y a la vez con las ideas literarias a las que el discurso sonoro sirve.

Por su parte, Chéreau traza con detalle el largo proceso de creación de su puesta en escena, que parte de una inmersión profunda en el texto (lo conocía de memoria al detalle). El dramaturgo francés, fallecido en 2013, pone especial énfasis tanto en la necesidad de adaptarse a las posibilidades actorales de los cantantes como en el hallazgo de la idea motriz que vertebre su trabajo. Admirable resulta la modestia con la que acepta lo que le estaba costando encontrar una solución adecuada para el final del Acto II.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios