Cultura

El circuito de las galerías se reinventa

  • Varias salas han abierto sus puertas en Sevilla en los últimos meses · La inauguración, ayer, de la AJG Contemporary Art Gallery añade un nuevo espacio a la ruta de exposiciones que alberga la ciudad

Comentarios 1

En contra de los vientos desfavorables de la crisis, el panorama artístico sevillano sigue registrando movimientos: en los últimos meses han sido varias las salas que han iniciado su actividad con el propósito de divulgar la creación contemporánea. A la apertura de Mecánica Galería de Arte, en Cabeza del Rey Don Pedro, cerca del local donde se ha reinventado Montana Shop & Gallery, en la calle Pérez Galdós, y la apuesta de El Viajero Alado por programar muestras en Lebrija, se suma ahora un nuevo espacio: la AJG Contemporary Art Gallery, que desde ayer propone nuevas citas expositivas en su local del Pasaje Francisco Molina, entre Laraña y Javier Lasso de la Vega. Proyectos que surgen de un profundo análisis del sector en el que se mueven y buscan diferenciarse del resto desde la imaginación, para combatir así la adversidad del momento.

AJG empieza su andadura con una exposición del artista chino Maleonn, White on White, un conjunto de escenas en las que este fotógrafo aplaudido tanto por la crítica como el público, hijo del director de un teatro y una actriz, recurre a la teatralidad para hablar del pasado de su país. La primera convocatoria no desentona con la línea que quieren desarrollar desde la galería: ofrecer una mirada al exterior y difundir a creadores "reconocidos internacionalmente", precisa Antonio Jiménez, el director de esta propuesta. Los socios involucrados en la iniciativa tienen experiencia en el coleccionismo y no creen que en esta ciudad haya menos interés por este ámbito. "Coleccionismo hay poquito, pero como en muchos sitios", asegura Jiménez, convencido de que "el lugar donde te ubiques, en realidad, no importa". Hay galerías "como Rafael Ortiz, en Sevilla, o Espacio Líquido, en Gijón", que se han ganado un hueco en la escena artística nacional gracias a "la calidad de la programación y el interés que ésta despierta". Ese rigor en el criterio es el que quieren promover desde la sala, y olfato no les falta por el momento: después de cerrar la exposición de Maleonn supieron que éste había sido seleccionado para participar en la Bienal de Shanghái.

En los escasos meses que lleva en funcionamiento Mecánica Galería de Arte -inaugurada el pasado mayo-, su responsable, Pablo Barragán, ha descubierto que la estrategia para sobrevivir durante este periodo es "apostar por obras más asequibles, por pequeños formatos o trabajos de artistas emergentes", piezas más económicas "porque la gente no está dispuesta ahora a gastarse mucho dinero en algo que, al fin y al cabo, es un lujo". El espacio comenzó su historia con la exposición 18x14, una colectiva de pequeños formatos que reunió a nombres consagrados como Carmen Laffón, José Soto o Manuel Salinas y autores más jóvenes como Ramón David Morales o Cristina Lama. Silvia Cosío, Rafael Guerrero y Abraham Lacalle han protagonizado las siguientes exposiciones de una oferta que continúa la semana próxima con El arcano goloso, de Mariana Sarraute. Aunque Barragán conocía bien el pulso del mercado artístico por circunstancias familiares, su experiencia le ha demostrado que "actualmente, si te dedicas al arte emergente te va bien, pero, cuando con otros autores más consolidados subes los precios, la gente se lo piensa bastante". Decantarse por los precios más modestos le parece oportuno para "que se pierda el miedo al arte contemporáneo en esta ciudad", en la que todavía hay un coleccionismo "limitado" y algunos, según cuenta, buscan todavía en la obra "que sea decorativa".

Aunque Montana Shop & Gallery cuenta con más de cinco años de vida, su traslado a un impresionante local -también en la Alfalfa, formando un estimulante triángulo junto a Mecánica y la veterana Rafael Ortiz- ha renovado las energías del proyecto que dirigen las artistas Seleka y Laura Calvarro. Una iniciativa que se mueve por un enfoque lúdico y que afronta los obstáculos con vigor. "Los tiempos cambian y hay que adaptarse. Intentamos no estancarnos y ofrecer cosas diferentes", dice Calvarro sobre una propuesta "distinta a los demás, por su filosofía" que, aunque tiene uno de sus principales intereses en el arte urbano, reniega de las etiquetas y da prioridad a "la pasión en el trabajo de los artistas". A partir de febrero el espacio se reinventará con novedades, según anuncian, entre ellas una exposición "bastante gorda" que contará con el patrocinio de la Embajada francesa.

En la provincia, mientras, se creó en octubre "la primera galería privada de la historia de Lebrija", El Viajero Alado. Una muestra de Fernando Bellver y otra, abierta actualmente, de Juan Alcalde son las citas que ha promovido hasta el momento el espacio, ubicado en la calle principal de la localidad y visita constante de curiosos que no esperan allí una galería de arte. El factor sorpresa, y la cercanía de Lebrija con otros puntos como Sevilla, Cádiz o Jerez, quieren ser, junto a una sólida programación, las claves del éxito de la sala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios