Obituario Muere a los 63 años Marcos Alonso, ex entrenador del Sevilla

Yara | Estreno en Netflix

Política de la justicia

Isabella Ragonese interpreta a la fiscal del caso en 'Yara', de Tullio Giordana.

Isabella Ragonese interpreta a la fiscal del caso en 'Yara', de Tullio Giordana.

Marco Tullio Giordana ha hecho de la crónica criminal y de sucesos italiana la base primordial de un cine que busca en la narrativa clásica el molde para revisar en clave crítica la Historia reciente y la deriva político-social de su país.

Si bien sus películas han ido caminando paulatinamente hacia las formas del telefilme sobrio desde los días de Pasolini, un delito italiano, Los cien pasos o La mejor juventud, su indiscutible obra maestra realizada precisamente para la televisión episódica, el director de Sanguepazzo no ha perdido ese buen pulso narrativo que, sin florituras ni veleidades estéticas, está en el núcleo de este nuevo filme que reconstruye un mediático crimen reciente ocurrido en Bérgamo en 2010, el asesinato de la joven Yara Gamirasio que conmocionó a la opinión pública y mantuvo en vilo a las audiencias hasta que la justicia dio con el culpable después de una larga investigación y unas concluyentes pruebas de ADN.

Giordana asume el tono distanciado de la crónica de acontecimientos desde la aparición del cuerpo y pone velocidad de crucero centrándose en el personaje de la fiscal del caso Letizia Ruggeri (Isabella Ragonese), foco que utiliza para la crítica del machismo velado en el entorno judicial-policial y para desdoblar la empatía hacia una madre que ha perdido a su hija y otra que teme igualmente por la suya durante el proceso de investigación del caso.

No es por tanto Yara una película de demasiados matices como un relato seco y efectivo sobre los procedimientos, las trabas y el ambiente mediatizado de la sociedad y la justicia italianas, también un filme feminista y antirracista sin excesos al que tal vez pueda afeársele no haber estilizado algo más los ambientes y atmósferas, pero en el que sobresale siempre ese oficio de Giordana para narrar, denunciar y espantar el sensacionalismo propio del true crime