Temporada ROSS 19-20 La ROSS sobre un mar de nubes

  • La Sinfónica de Sevilla presenta su próxima temporada en un acto empañado por la crisis y la convocatoria de huelga de los músicos

Antonio Muñoz y Patricia del Pozo, con John Axelrod. Antonio Muñoz y Patricia del Pozo, con John Axelrod.

Antonio Muñoz y Patricia del Pozo, con John Axelrod. / José Ángel García

La evocadora imagen de El caminante sobre el mar de nubes, de Caspar David Friedrich, ilustra la nueva temporada de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, una programación que la ROSS dedica a los genios y al retrato de los artistas y del ideal romántico, y que se presentó este martes en el Teatro Maestranza, en una desangelada rueda de prensa en la que los desencuentros de las últimas semanas entre las administraciones y la orquesta y la convocatoria de huelga de los músicos, prevista para los conciertos de esta semana, pesaba en el ambiente. 

En su intervención, el director artístico de la ROSS John Axelrod recordó el comienzo de Historia de dos ciudades, de Charles Dickens:"Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura". "Lo mismo podría decirse de la ROSS", añadió el texano, que invitó al optimismo. "Todavía hoy, como hace cuatro años, hay una historia musical que contar, todavía la ROSS y yo hacemos una gran música juntos", dijo sobre la última temporada que ha programado el maestro. Un curso en el que, señaló, ha respondido a las peticiones del Consejo de Administración "para minimizar costes de producción" y ha incluido en los catorce programas de abono que ha diseñado a "la totalidad de la plantilla" de la orquesta. 

Sobre la huelga, por la que ya se cancelaron los conciertos de la pasada semana y peligran los de ésta, el director manifestó que "no está en contra", pero "personalmente", dijo, "no es el momento correcto", opinó. "Entiendo por qué van [a la huelga] y siento solidaridad con mis colegas, que quieren ver sus condiciones de trabajo y salarios mejorados", expuso, antes de defender que las administraciones deberían pensar "qué tipo de orquesta quieren: si es una de proyección mundial debe haber más presupuesto", sostuvo Axelrod, que reivindicó asimismo que se invirtiera más en promoción y comunicación. "De nada sirve que se programe a Mozart y a Beethoven, que las butacas no se llenan si no se trabaja en el marketing".

Por último, Axelrod lanzó un mensaje velado a sus músicos, aunque no los nombró directamente en su charla: "Seamos razonables. Las acciones hablan más que las palabras. Hagan música, no la guerra", concluyó el norteamericano, que en el librito que ha elaborado con la programación describe a los genios como creadores que progresaron gracias a la constancia y la formación. "Si elegimos ver a estos hombres como meros vehículos de expresión del arte divino, entonces estamos optando por ignorar sus años de arduo trabajo, sus años de lucha y a todos los maestros, mentores, amigos y seres queridos que los ayudaron a alcanzar su grandeza".    

La consejera de Cultura de la Junta, Patricia del Pozo, por su parte, consideró que la trigésima temporada de la ROSS era un "momento importante y decisivo" para la formación. "Es la hora de echar la vista atrás y sopesar los logros alcanzados, una calidad reconocida dentro y fuera, que haya captado a nuevos públicos que en este tiempo se han enamorado de la música, la difusión del patrimonio y de creadores actuales... Esta ciudad es inconcebible sin su orquesta, y deberíamos felicitarnos por el camino recorrido", argumentó. 

Axelrod reclamó que se invierta más en promoción. "De nada sirve que se programe a Mozart o Beethoven si no se hace", dice.

Del Pozo recordó que las administraciones públicas habían "redoblado" su apoyo a la Sinfónica y logrado sanear la empresa con las aportaciones extraordinarias de la Junta de Andalucía (1.143.000 euros) y del Ayuntamiento de Sevilla (290.000 euros). "Respeto absolutamente las decisiones de los trabajadores", afirmó sobre la huelga mantenida por los músicos, "pero estoy sorprendida", admitió la consejera. "Soy consciente de que entre 2012 y 2016 la Junta bajó mucho su aportación a la orquesta, pero también de que en estos últimos cinco meses nos hemos partido la boca por las orquestas andaluzas y que hemos buscado el dinero que hacía falta para arreglar esta situación debajo de las piedras". 

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, apuntó que esas aportaciones se habían hecho "en tiempo récord, y en el caso del Ayuntamiento de Sevilla, en periodo preelectoral". El concejal quiso "mirar hacia el futuro" y esbozó un escenario "en el que la ROSS sea noticia por cuestiones artísticas, por su programación musical", eclipsada esta vez por las protestas de los músicos. Una orquesta, agregó Muñoz en sus peticiones, "que tenga una buena relación con el Teatro de la Maestranza", una alianza que ha vivido sus desajustes y tensiones en los últimos años. 

Junta y Ayuntamiento creen que el siguiente paso es buscar a un gerente para la orquesta

Tanto Muñoz como Del Pozo incidieron en la necesidad de buscar un gerente "que afronte el reto de atraer nuevos públicos, una urgencia que salta a la vista por las butacas vacías, y que sepa implicar a la iniciativa privada". 

Los músicos, entretanto, agradecen "las palabras y el apoyo" de los responsables políticos. "El análisis que hacen es bueno, pero no compartimos el calendario", asegura Juan Carlos Pérez Calleja, presidente del comité de empresa de la ROSS, que defiende que los integrantes de la orquesta están cansados después de "10 años de congelación salarial, de que no se cubran las plazas vacantes y de haber sufrido seis causas de disolución", y expone que desde la orquesta se reclama que se garantice la estabilidad, se piense en un horizonte a largo plazo "y no en soluciones temporales". 

  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios