Crisis en las orquestas Las orquestas andaluzas se movilizan contra la "falta de financiación y de futuro"

  • La Orquesta Ciudad de Granada, la Filarmónica de Málaga, la Sinfónica de Sevilla y la Orquesta de Córdoba unen sus fuerzas para reclamar un mayor apoyo

Una protesta reciente en apoyo a la Orquesta Ciudad de Granada. Una protesta reciente en apoyo a la Orquesta Ciudad de Granada.

Una protesta reciente en apoyo a la Orquesta Ciudad de Granada. / Carlos Gil

Cuatro orquestas públicas andaluzas, la Orquesta Ciudad de Granada (OCG), la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), la Orquesta Filarmónica de Málaga y la Orquesta de Córdoba, empezarán en estos días movilizaciones contra la Junta de Andalucía y las Administraciones locales para reclamar un mayor apoyo y denunciar "la falta de financiación y de proyectos de futuro", según afirmaron este martes representantes de las distintas formaciones en la sede de Comisiones Obreras (CCOO) de Sevilla.

"Mantenerlas con el mismo presupuesto desde 2010 va a llevar a que no tengan futuro", aseguró el responsable de Comunicación, Artes, Cultura y Deportes de CCOO Andalucía, Pedro Corriente, que añadió que "en todas las orquestas se da una situación de déficit, cuando no financiero, el caso de Sevilla y Granada, sí en la plantilla y en sus derechos". 

Para el representante sindical, las cuatro empresas tienen los salarios congelados desde principios de esta década y "algunas han sufrido reducciones para poder sobrevivir. Con los salarios de los músicos se está financiando la deuda", prosiguió Corriente, que señaló que los Ayuntamientos y la Junta "son contrarios, en la práctica, a una negociación".  

A los integrantes de las orquestas, apuntaron desde CCOO, les preocupa "el desprecio a la música de calidad. Nos llama la atención que la televisión y la radio públicas no difundan un patrimonio como éste" y opinan que "no se puede vender como la joya de la corona a la Orquesta Joven de Andalucía (OJA) cuando se está mandando al exilio o al paro a cualquier músico". 

La falta de financiación, expusieron los componentes de las orquestas, propicia que las entradas a los conciertos no sean accesibles. "No llegamos a la sociedad, y no podemos estar en una torre y que no pueda venir alguien si no tiene 50 euros en el bolsillo", reprocha Juan Carlos Pérez Calleja, de la ROSS, orquesta que terminó el ejercicio de 2018 con 610.000 euros de déficit. "Las aportaciones, tanto por la Junta como por el Ayuntamiento de Sevilla, son insuficientes y llegan tarde: provocan tanto problemas de presupuesto como de tesorería", analizó. 

Pérez Calleja detalló que la propuesta última que han recibido los trabajadores de la ROSS para sanear su economía es "seguir con el sueldo de la plantilla congelado, y congelar también el presupuesto durante seis años. Contaremos con el mismo dinero en 2009 que en 2025. Y hay que entender que el mundo de la música funciona a nivel global: el sueldo de los directores, de los solistas, el precio de las partituras o de los alquileres va subiendo. Eso supone un enorme descenso de la calidad, por mucho que intentemos que éste no se dé", concluyó, cansado del "exceso de trabajo y la falta de reconocimiento". 

Las aportaciones de la Administración a la OCG "no cubren el sueldo de todos los trabajadores"

La OCG sufre "una degradación total", tal como describió el presidente del comité de empresa Jaume Esteve. "De 2009 a 2018 se nos ha bajado un millón de euros cada año, lo que quiere decir que contamos con nueve millones menos, y tenemos una deuda de 1,5 millones provocada por los recortes", compartió. La situación es tan crítica, sostuvo, que "proveedores, artistas o directores tardan dos años en cobrar; los instrumentos están casi inutilizables, y en los intermedios de los conciertos no hay agua porque el proveedor ya no nos la trae". El panorama es desalentador: según Esteve, las aportaciones de las administraciones ni siquiera "cubren el salario de todos los trabajadores".

La Filarmónica de Málaga, explica Albert Reig, suele ponerse como ejemplo de economía saneada, pero "nada más lejos de la realidad", afirma el representante de la orquesta malagueña. "No tenemos un escenario adecuado. El Teatro Cervantes no tiene la calidad acústica suficiente, y ensayamos en una sala muy precaria que nos está creando problemas de salud", expone.

Así, "el servicio público que ofrece la orquesta es muy bajo, la presencia de directores o de solistas de renombre es casi inexistente. Quieren que seamos lo más económicos sin mirar la calidad", dijo Reig, antes de referirse a la escasa proyección de una orquesta que "se creó para llevar el nombre de Málaga por Andalucía y por el mundo, pero en el último año sólo hemos salido a Estepona y a Jerez".

Antonio Moreno, de la Orquesta de Córdoba, por su parte, reclamó la creación de un auditorio apropiado y dar un mayor impulso al "talento andaluz, que es bastante desconocido. Hay que cuidarlo más. No se sabe, por ejemplo, que cada vez que tocamos a Falla o a Turina hay que pagar a una empresa francesa o inglesa. Los conciertos de guitarra flamenca no existían apenas más allá de Sabicas, pero el Festival de la Guitarra y la orquesta han cambiado eso", apuntó, , antes de pedir "un marco general para todas las orquestas" en el que trabajar por medidas comunes.

Fuentes de la Consejería de Cultura de la Junta aseguraron a este periódico que no iban "a dejar caer las orquestas". La semana pasada, la consejera Patricia del Pozo anunció, tras una tensa reunión previa en el Sercla (Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía), que desde su departamento se haría una aportación extraordinaria de 280.000 euros a la OCG.           

   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios