Visto y Oído

Francisco Andrés Gallardo

fgallardo@grupojoly.com

Felipe de Edimburgo a través de sus dos actores en 'The Crown'

Matt Smith y Tobias Menzies como el duque de Edimburgo en 'The Crown'

Matt Smith y Tobias Menzies como el duque de Edimburgo en 'The Crown'

Entre Matt Smith y Tobias Menzies la personalidad y el personaje del marido de Isabel II no queda tan extraño y lejano de no haber mediado la serie de Netflix The Crown, monumento a la recreación histórica y a la inteligencia narrativa.

Con The Queen y The Crown los espectadores de todo el mundo han entrado en los pasillos de Buckingham. Incluso han tomado el té con los Windsor. Se han enterado de sus intrigas, miserias y a veces patéticas vanidades en ese ejercicio de soledades e ingratitudes que es el poder en la monarquía: la práctica de la influencia y la representación, entre lo decorativo y lo cosmético,lo que obliga a sus integrantes a estar cuestionándose cuál es su papel. El duque de Edimburgo trazado por Peter Morgan suele ser un impertinente pepito grillo, de desvencijado pasado, que recurre a la responsabilidad institucional para justificar decisiones y misiones. En la ficción nos hemos quedado en el decepcionado adalid de Diana de Gales. En la vida real nos ha dejado un casi centenario aristócrata que hizo bastante más de lo que nos parece y que en las últimas décadas era asidero de su esposa para seguir encarando su agotador papel.

En las dos primeras temporadas Matt Smith navega entre la exhibición de macho alfa que suple frustraciones pasadas y presentes con la progresiva mentalización de un joven que va madurando mientras aplaca genio y ego. Menzies, en la tercera y cuarta, aviva el carácter áspero, gruñón, que ya impactó en The Queen, mientras asiste al panorama de unos vástagos que se le han ido de la manos pese a su insistencia en la disciplina y la lealtad a esa misma sangre privilegiada. Entre el capítulo 9 de la segunda temporada, Paterfamilias (no gustó nada en palacio): y el 4 de la tercera, Bubikins, tendríamos la semblanza psicológica del marido de la soberana.

En cualquier caso, en cualquier momento siempre merecerá la pena revisar y fijarse en cualquier detalle de The Crown. Una historia para monárquicos muy convencidos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios