Eduardo Florido

eflorido@diariodesevilla.es

Sócrates, Rossi, Giroud, De Jong...

En un fútbol en el que lo táctico manda, es de agradecer el mea culpa del disciplinado holandés

Más veces de lo aconsejable se olvida que el fútbol es un espectáculo. Los aficionados acuden a los estadios más como críticos especializados que como hinchas ansiosos de emociones. En un magnífico reportaje sobre Sócrates, editado en 2015 por ESPN en Destino Fútbol, periodistas y torcedores brasileños recordaban cuatro años después del fallecimiento del demócrata del fútbol que éste, el futebol al menos, decayó con la derrota de Brasil ante la Italia de Rossi en 1982. El Calcio impuso su praxis en Europa casi hasta la epifanía de la España de Aragonés.

Los amantes de la azzurra, la selección de la épica y la emoción, que algunos tengo entre mis amigos, me reñirán por esto. Pero el fútbol romántico de Sócrates y su democratización del jogo bonito murió aquella tarde lúgubre en Sarriá. Hoy un delantero centro como De Jong debe hacer lo que Guivarch y Giroud en los Mundiales que ganó Francia en 1998 y 2018, cuando levantó el áureo trofeo sin que el 9 marcara ningún gol. Todo lo contrario que Rossi en 1982.

A aquella Brasil del 82 icónica para generaciones de futboleros la mataron en parte la lesión de Careca y en parte la tozudez de Santana en Serginho. Y con aquel deceso se dio paso a la tecnificación de un fútbol que volvería a encumbrar a la canarinha en 1994 y en 2002, convertida ya en una máquina modernizada. En Brasil recuerdan más a la de 1982. O eso dicen...

Monchi ha vuelto a justificar a De Jong, el elegido por Lopetegui para el puesto de 9 en el Sevilla, por su estajanovismo. "La continuidad del juego". Si lo dice uno de los gestores deportivos más competentes de la historia, chitón. Pero suena a que es la evidencia de que el fútbol como mero espectáculo dejó de existir. Quizá aquella tarde de Sarriá. Entretanto, es de agradecer que el disciplinado holandés entone el mea culpa y llene con debates, artículos, declaraciones ¡y un gol! la tediosa gestión moderna del fútbol, con sus parones mensuales como molestas menstruaciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios