Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

El Betis debería saber cómo defenderse

El veto no conduce a nada y parece que es el único armamento para luchar contra el ataque

Cualquier medida vale menos la de vetar, sobre todo porque el veto no tiene efectos colaterales, pues en estos tiempos de autopistas informativas, los canales son inconmensurables. El veto no le servía ni al más insigne vetador de todos los tiempos, que jamás consiguió echar del hotel de concentración al vetado, pero sí sería conveniente que cualquier entidad que en el mundo es adopte el sistema adecuado con el que defenderse.

Y me refiero al Betis, tantas veces alanceado y nunca muerto. Pero no por desidia de los alanceadores, sino porque debe el sevillanísimo club de las trece barras con corona estar hecho de materia indestructible. Porque hay que ver la saña con que se ataca a cuanto se mueve dentro de su órbita. Y cuando no hay motivo porque el equipo no pierde en este tiempo ayuno de fútbol, pues se sueltan paparruchas sin fundamento para que el bético se quede sin coger el sueño.

De ahí que sea conveniente la toma de fórmulas con las que impermeabilizar la imagen del club, más que nada para que no sea tomado a chacota por personal no afecto a la causa. Y también podría adoptarse la sublime decisión de abolir el uso del veto. Vetar es práctica que roza lo anticonstitucional y, además, no sirve para nada. El vetado asume el papel de víctima y ya se sabe que las víctimas suelen inspirar conmiseración, lástima, demás parientes y afectos... para nada.

Es éste un trabajo que debe recaer en el área de comunicación del club y bien harían en tomar nota de cuanto hacen en alguna entidad cercana. Ahí no dejan que nada roce un varal de lo que defienden, ya sea lanzando hordas de choque sobre alguien o con cualquier otra medida no menos efectiva. Dicho lo cual, mal haría el Real Betis Balompié en basar su defensa únicamente en algo tan impopular como el veto. Lo dice quien tanto fue vetado y ya ve usted, aquí estamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios