Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

Caballo de Troya

EN Torredembarra, Tarragona, ha estallado la polémica, una pequeña gran polémica. El alcalde de la CUP ha colgado la fotografía del Rey en el salón de plenos, tal como es obligatorio, pero es del tamaño de una foto carné. Junto a la de Felipe VI está la de Artur Mas, también en la escala del Fotomatón, Arturito sirve de coartada, explica el alcalde cupero. Hasta Convergència votó a favor, ya sabemos que Mas está dispuesto a las más gravosas humillaciones siempre que no le quiten la corona. La fotito de Torredembarra es la metáfora de un nacionalismo pueril, feliz en sus delirios, ridículo en sus acciones. Así han terminado. Ada Colau, la jefa catalana de Pablo Iglesias, mitad Podemos mitad CUP, toma ahora el relevo. Podemos ha metido en caballo de Troya en el Congreso; no uno, sino cuatro grupos parlamentarios representativos de las naciones de la España confederal a la que se han apuntado ahora los morados. En Torredembarra, el PSC se abstuvo en la votación donde se decidió hacer pequeñito al Rey, y Pedro Sánchez se ha convertido ahora en el aliado de los cuatro grupos parlamentarios de Podemos. Aún no se ha dado cuenta del engaño de los confederados, eternos adolescentes de la política. ¿Qué hará el PSC, Pedro? ¿Y los andaluces? ¿Por qué no? Un Congreso, diez grupos, cuatro, cinco lenguas. Lo que sea. ¿Bélgica?

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios