La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Coronavirus, el enemigo inesperado

Tropecientos mil lujosos hoteles de nueva construcción y millares de pisos turísticos mediante el subidón de la renta con la que exiliar al inquilino allende el municipio corren peligro. Mientras se levantan hoteles y se acondicionan pisos para acoger guiris ha aparecido un virus que tiene con la guardia alta al mundo. El coronavirus y la madre que lo parió tienen tan acojonados al personal que los movimientos migratorios están sufriendo un parón de órdago a la grande. Aquella burbuja inmobiliaria que estalló y llenó las ciudades de edificios inacabados, con sus esqueletos al aire de una danza macabra, ha encontrado un digno sucesor en el coronavirus. Y este bichito del que unos proclaman su inocuidad y otros alertan de la falta de vacuna que lo combata puede ser el motivo para que dos sevillanos que se tropiezan por Tetuán no se sorprendan de encontrarse.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios