Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Crónica Personal

Iglesias golea a Sánchez

El dirigente de Unidas Podemos está imponiendo su criterio dentro del Gobierno de la nación

Pedro Sánchez es presidente y Pablo Iglesias vicepresidente segundo, pero el dirigente de Podemos está imponiendo su criterio dentro del Gobierno.

El último gol se ha producido hace escasos días, cuando Iglesias ha conseguido ocupar sitio en la mesa de negociaciones con el independentismo. Nadie se puede llamar a engaño sobre qué significa ese hueco podemita: Iglesias y su gente se han posicionado desde siempre en pro de la celebración de un referéndum aunque se definen como no independentistas, como también defienden que se ponga en libertad a los presos.

Pedro Sánchez ha decidido que los ministros que sean diputados renuncien a su escaño, excepto Calvo, Ábalos y Montero -la socialista-, pero Iglesias le ha impuesto que sus ministros no estén incluidos en la norma. Se blinda así ante la posibilidad de que en un momento dado -posiblemente cuando falte poco para unas generales- Sánchez cese a alguno de los podemitas y se quedan compuestos y sin novio. Sin cartera ministerial y sin escaño. Y Sánchez acepta, no se le vaya a romper la coalición y tenga que hacer las maletas.También ha conseguido Iglesias que el gobierno asuma su posición respecto a Venezuela y se considere a Guaidó un personaje perfectamente prescindible mientras se da un giro importante respecto a Maduro y su controvertida presidencia revolucionaria bolivariana, ilegal para la UE. Y más: las feministas del PSOE callan en público, pero no en privado, respecto a las decisiones de Irene Montero de imponer un feminismo radical, sectario y excluyente, superado hace tiempo por las que se toman con seriedad la defensa de los derechos de la mujer. Y a estas cuestiones se suma el incremento del salario mínimo interprofesional -aunque no tanto como exigía Podemos- a pesar de que hace meses que se demostraban acertadas las alertas de que el incremento provocaría mayor número de parados.

Sánchez e Iglesias presumen de relaciones estrechas y coordinación perfecta del Gobierno, pero cualquiera que analice las iniciativas puestas en marcha advierte que Pablo Iglesias está ganando la batalla. Para desgracia de los que votaron PSOE creyendo que Sánchez decía de verdad aquello que nunca un Gobierno con Podemos porque no podría dormir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios