Azul Klein

Charo Ramos

chramos@grupojoly.com

Independientes

28 editoriales sevillanas se han unido en una plataforma andaluza para reivindicar su labor cultural y exigir ayudas

Esta primavera las editoriales independientes sevillanas se unieron por primera vez para reivindicar su importancia dentro del ecosistema cultural y recogieron sus demandas en un manifiesto que, a principios de mayo, firmaron 17 sellos de la capital andaluza. La paralización de la actividad a causa de la pandemia, con librerías cerradas y ferias del libro pospuestas o canceladas, acorraló en un escenario de tremenda incertidumbre a unas empresas que nunca dejaron de sentir la presión de los grandes grupos editoriales en el reparto del mercado.

Inicialmente el sector se quejaba de haber quedado fuera de los planes de choque y ayudas que las instituciones estatales y autonómicas habían diseñado para apoyar al resto de industrias culturales. De ahí que recordaran su papel esencial en la cadena del libro: "Se olvida reiteradamente que la editorial es el eslabón más frágil, al ser el inicial", podía leerse en el manifiesto. Las editoriales no sólo realizan grandes inversiones económicas "sino también de trabajo, talento y pasión, ya que arriesgan su patrimonio para abastecer al mercado de novedades exponiéndose a pérdidas cuantiosas (devoluciones y ausencia de ventas con las librerías cerradas)" y ello, se decía, pese a ser sus porcentajes menores que los del resto de actores del sector. Además, la economía de las editoriales repercute directamente en la de los creadores y productores asociados al libro, pues los ingresos de autores, ilustradores, traductores, maquetadores, correctores, diseñadores, agentes de comunicación e imprentas se canalizan a través de la labor editorial.

La alianza sevillana, incorporando en el proceso a varias editoriales más, está compuesta por Aconcagua, Advook, Alegoría, Alfar, Anantes, Athenaica, Avenauta, Barrett, Colombre, Crononauta, Dieciséis, El Paseo, En Huida, Espuela de Plata, Extravertida, Jot Down, La isla de Siltolá, Libros de la Herida, Los papeles del Sitio, Maclein y Parker, Nuño, Padilla, Premium, Readuck, Renacimiento, Tres tigres tristes, Triskel y Ultramarina. Un total de 28 sellos que acaban de dar un salto importante con su integración en una plataforma andaluza que da cabida a una decena más de Almería a Huelva pasando por Córdoba y Málaga.Su primer logro es la creación de un grupo de trabajo para reivindicar su labor como agentes culturales y para reclamar medidas de apoyo específicas para su desarrollo como industria, tras más de diez años de olvido institucional. También piden la recuperación de las ayudas a la edición y el reconocimiento de sus catálogos en las adquisiciones de fondos bibliográficos públicos, y vuelven a reivindicar su labor como sostén de la cadena de profesionales andaluces en torno al libro. La unión hace la fuerza y ya ha comenzado la interlocución con el Palacio de Altamira. Habrá que estar muy atentos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios