La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Murió igual que vivió, de puntillas

Casi nunca están todos los que son, pero en el memorial a Manolo del Valle de la otra noche en el Patio de la Montería sí que eran todos los que allí participaban. Un acto de alta carga de sensibilidad en el que se le daba merecido homenaje a un hombre que se fue como vivió, de puntillas. La maldita pandemia que nos metió a todos en casa impidió que en su muerte tuviese el acompañamiento debido y digno de elogio es ese memorial que reunió a tantos de los que fueron amigos, compañeros y rivales en política. Y nuevamente elevó el tono del acto Alfonso Guerra con esa su forma de decir las cosas, con tanta retranca entre líneas y tanto conocimiento de cuanto le rodea. Amigo de toda la vida, con Manolo del Valle coincidí por última vez en los Palcos una tarde de Semana Santa, la que también ha sido la última que hemos vivido y que quién sabe si viviremos otra vez.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios