La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Noviembre se va como vino, muy triste

Muere noviembre y lo hace con el mismo estado de ánimo que tenía cuando nació. Se nos va noviembre con tanta tristeza como mostraba cuando vino al mundo y eso que en sus albores contó con el enorme paliativo del retorno del Señor a su casa de San Lorenzo tras una gira triunfal por los barrios más pobres de la ciudad y de España. Se va el mes de los Difuntos y de un Tenorio que ha sido eclipsado por un engendro que tanto furor causa como es Halloween. Se va noviembre con esa luz de puro otoño que tiene su apoteosis cuando el sol huye por la cornisa y se refleja en la incomparable paleta que es la fachada de San Telmo. Se va noviembre cuando no ha hecho más que empezar ese tiempo de esperanza que es el Adviento y se va con sus fríos y una sequía que de pertinaz que está siendo ha despertado a tan terrible enemigo como es la amenaza de restricciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios