La esquina

josé / aguilar

PSOE-IU: que no cunda el pánico

QUE no cunda el pánico entre las huestes progresistas de Andalucía ni cunda la euforia en la Andalucía conservadora: el Gobierno de coalición PSOE-IU en la Junta no peligra. Las desavenencias puestas de relieve la semana pasada no llegarán a mayores. Ni siquiera en la inminente asamblea de la coalición de izquierdas que hará balance de la gestión del bipartito.

Las discrepancias están en el guión desde el primer momento. No es que se haya acabado el amor por el uso y la rutina. Es que nunca lo hubo. Lo de socialistas e izquierdistas fue un matrimonio de conveniencia o, mejor dicho, una pareja de hecho. Forzada por las circunstancias (la insólita victoria del PP en las elecciones autonómicas) y en interés mutuo. El PSOE quería seguir gobernando. Izquierda Unida, gobernar por fin, después de haber dilapidado su primera oportunidad, la de 1994.

Cómo no va a ser de conveniencia esta pareja si Susana Díaz no se cansa de repetir, delante mismo de sus socios, que lo que a ella le gustaría es gobernar en solitario y que va a pelear todo lo posible para poder hacerlo después de los próximos comicios, y si Alberto Garzón, nuevo líder inmediato de IU, se jacta de que el Partido Socialista no es de izquierdas y que el bipartito es para su formación un mal menor.

Ya digo, las discrepancias figuran en el guión. Ambos amigos-rivales ya sabían, cuando suscribieron el pacto, que chocarían en la elaboración de los presupuestos de la comunidad autónoma -pero ya los han pactado tres años consecutivos- por el grado de austeridad que cada cual estaba dispuesto a administrar. Ya sabían que tenían concepciones distintas sobre la creación de una banca pública, la renta básica universal o el banco de tierras, y las seguirán teniendo hasta que la muerte -de la legislatura, se entiende- los separe. Ya sabían, sobre todo, que el fracaso antes de tiempo de la experiencia de gobierno compartido abriría la vía para la llegada de la derecha.

Ahora ha tomado bríos otro de los motivos de enfrentamiento: IU se está pensando si promover, con el PP, la investigación parlamentaria sobre el fraude en los cursos de formación. Pero ya lo ha pensado muchas otras veces... Tampoco pasará nada importante. Si hay comisión, el PSOE lo considerará una deslealtad y no romperá el pacto. Si no hay comisión, buena parte de IU se decepcionará y tampoco romperá.

Que no cundan el pánico ni la euforia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios