Pasear la Arquitectura

Este año se han organizado cinco rutas dirigidas a la arquitectura del siglo XX

Los próximos días del 4 al 9 de octubre se celebra la Semana de la Arquitectura, organizada por el Colegio de Arquitectos de Sevilla y ya serán veinte años de actividades para facilitar el encuentro de los sevillanos con la arquitectura y con los profesionales de este arte, de este viejo gremio, que vivimos y trabajamos aquí. De todos los medios utilizados, exposiciones, publicaciones, premios y distinciones, etc., son sin duda las visitas a edificios y las rutas por los barrios, la ciudad y sus pueblos, las que mejor expresan lo que nos gustaría conseguir como colectivo, esa manera de ver y sentir la arquitectura y comunicarla cara a cara a las personas que nos han acompañado todos estos años. Grupos grandes y pequeños.

Por decenas, por centenares, por algunos miles que han tenido la ocasión de oír en primera persona a los artífices de la obra nueva, de las restauraciones en su caso o simplemente confirmar el entusiasmo y entrega de los profesionales de la arquitectura que preparan las rutas y que las explican en su sitio y lugar. Este año se han organizado cinco rutas (http://semanadelaarquitectura.com/rutas), que están dirigidas a la arquitectura del pasado siglo XX.

La primera recorre la Avenida Ramón y Cajal, desde el Matadero Municipal, de José Sáez y López de 1910, hasta la Facultad de Ciencias de la Educación, de Cruz y Ortiz de 2010, pasando por una docena de edificios significativos. Cien años de arquitectura de Sevilla en una calle, en un paseo.

La segunda ruta recorre el Polígono de San Pablo, las notables iglesias de los arquitectos Rafael Arévalo, Martínez de Castilla, Ignacio Costa Valls, Luis Recasens y Antonio de la Peña, para terminar en los monumentales grafitis de las medianeras de algunos bloques de viviendas. Un polígono que ha pasado, por derecho propio a ser un barrio donde encontrar las señas de identidad de esa vida de los sevillanos que a veces evocamos y que está aquí al lado.

La tercera ruta va desde la Fábrica Catalana de Gas, de Aníbal González de 1912, pasando por el Seminario Diocesano de José Antonio Carbajal de 1991, hasta el Puerto, con las naves de la Avenida de las Razas, de José Granados de la Vega y Vicente Traver de 1927, y los menos conocidos, pero igualmente importantes, tinglados portuarios diseñados por José Luis de Casso Romero de 1925.

La cuarta ruta, dedicada al parque y la arquitectura del 29, sale del Pabellón de México, del arquitecto yucateca Manuel María Amábilis Domínguez de 1928, hasta el Casino de la Exposición y Teatro Lope de Vega, de Vicente Traver y Tomás de 1926, recorriendo el jardín romántico de los Montpensier, el parque de Forestier y las glorietas de Aníbal González y Juan Talavera Heredia.

La quinta y última ruta va desde la Torre del Oro hasta el Alcázar, pasando por el edificio de Seguros Aurora, de Antonio Illanes del Río de 1936, y trata de engarzar los edificios del siglo XX entre dos hitos de la Sevilla almohade. Cinco paseos por la arquitectura sevillana de hoy y de siempre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios