Editorial

Pickman La Cartuja vuelve a producir

LA fábrica de Pickman La Cartuja, uno de los símbolos del tejido productivo sevillano desde mediados del siglo XIX, cuando abrió por primera vez sus puertas en el antiguo monasterio cartujo del que tomó su célebre nombre, y una de las marcas más reconocidas de la industria tradicional de nuestra ciudad, ha logrado salir de la situación crítica en la que se encontraba desde hace dos años. La Junta de Andalucía anunció este lunes el acuerdo en virtud del cual la sociedad patrimonial Caney Red, propiedad de la familia malagueña Herrezuelo, vinculada al sector inmobiliario, asumía la deuda de la compañía y planteaba reflotarla con un plan de negocio que incluye el mantenimiento de los puestos de trabajo (algo esencial en los críticos tiempos actuales), una inversión de 600.000 euros para poder volver a producir en el mes de mayo y un programa de modernización a largo plazo con el fin de que la planta, ahora ubicada en el área metropolitana, logre recuperar su justificado prestigio. La noticia, dado el negro panorama económico, supone una alegría no sólo en términos laborales y empresariales, sino también sociales. Sevilla, que está sufriendo la crisis de forma especialmente intensa, necesita motivos para volver a creer que sus posibilidades económicas no sólo dependen de los nuevos yacimientos de empleo (telecomunicaciones, medio ambiente, cultura...), sino de la conservación, con las adaptaciones necesarias, de la hermosa tradición industrial que representa esta empresa. El nuevo empresario ha anunciado que su estrategia se basará en sacar rendimiento a la marca, principal activo de la compañía, y en diversificar la producción de cristalería, cubertería y mantelería, sin abandonar la cerámica. El futuro, además, está en la gran asignatura pendiente de muchas empresas andaluzas: la búsqueda de mercados exteriores que hagan menos dependiente de las circunstancias locales a las sociedades mercantiles. Confiemos que en esta ocasión la viabilidad de la fábrica se convierta en realidad.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios