EL Íbex cerró la sesión de ayer con una mínima caída del 0,03%, lo que le mantiene por debajo de los 10.500 puntos, en concreto en 10.495,7 puntos, pese a que llegó a alcanzar un máximo de 10.623 puntos durante la jornada. El sector financiero fue de los más castigados tras la rebaja de Moody's a la solvencia de Grecia y por la amenaza de subida de tipos, que aún pesa mucho en el mercado.

Arcelor Mittal lideró los descensos (-1,49%), seguido de BBVA (-1,35%), Santander (-1,20%) y Bankinter (-1,19%). Entre los recortes también se colocaron ACS (-0,78%), BME (-0,66%), Iberdrola (-0,37%) y Sabadell (-0,23%).

Los mayores avances correspondieron a FCC (+2,41%), Abengoa (+2,35%), Abertis (+2,24%) y Ebro Foods (+2,01%). Entre los grandes del Íbex también subieron Acciona (+1,22%), Gas Natural (+0,96%), Endesa (+0,74%), Repsol YPF (+0,31%) y Telefónica (+0,25%).

La sesión estuvo marcada por la ausencia de datos macro, pero los inversores se comportaron de forma "cauta" ante el aluvión de referencias de tendrán lugar durante la semana, según explican los expertos.

La revisión de Fitch el pasado viernes de la perspectiva de la deuda española de estable a negativa pesó en las primeras horas de cotización y el selectivo llegó a marcar un nivel mínimo de 10.418 puntos. Sin embargo, los inversores mantiene la tendencia alcista y apuestan por las compras, aunque el sector financiero y el repunte del petróleo (hasta los 118 dólares) impidieron que el Íbex cerrase en positivo. El selectivo se situó por encima del resto de plazas europeas: París cedió un 0,74% y Fráncfort un 0,24%.

Los analistas explican que entre los riesgos que afectan a las decisiones de los inversores se encuentra la escalada del euro, ya que el nivel al que cotiza frente al dólar (1,40 unidades) comienza a ser peligroso para las exportaciones.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios