Editorial

El Rey viaja de nuevo

EL rey Juan Carlos ha querido hacer coincidir su restablecimiento tras las operaciones ha que ha tenido que someterse con un viaje al extranjero, una de las actividades que mejor sabe desarrollar y que más fructíferas resultan para España. Se encuentra de visita en Emiratos Árabes y Kuwait, dos países ricos del Golfo Pérsico con los que España mantiene estrechas relaciones económicas y comerciales, que interesa potenciar. Viaja el jefe del Estado con un séquito de cuatro ministros y en compañía de presidentes y altos directivos de quince grandes empresas españolas, con contratos en ambas naciones o con aspiraciones a conseguirlos. Don Juan Carlos explicó ayer en Emiratos Árabes el discurso del Gobierno en la presente coyuntura: tras sufrir una crisis que ha provocado una dolorosa pérdida de empleo, España ha salido de la recesión, empieza a crecer y a ser atractiva para la inversión extranjera. Las compañías españolas ya han logrado importantes contratos en estos países en sectores como las energías renovables, las infraestructuras de agua y electricidad y la construcción, por no hablar del AVE a la Meca, en Arabia Saudí, que el Rey visitará en mayo. Se trata de otorgar a las relaciones españolas con los países del Golfo Pérsico la condición de estratégicas, para beneficio de ambas partes. Muchas veces se ha dicho que el Rey es el mejor embajador de España, ya que sus contactos y vínculos con estas monarquías del Golfo le permiten abrir todas las puertas para que compañías españolas se introduzcan y participen en los grandes proyectos de dichas naciones, cuyos fondos soberanos de cientos de miles de millones también son fundamentales para captar inversiones en nuestro país o comprar deuda española. A efectos estrictamente andaluces, conviene subrayar que entre las contrataciones que interesan a la delegación española presidida por el Rey se encuentran las de la construcción de sendas partidas de barcos y aviones en las que han centrado su punto de mira Navantia y Airbus, respectivamente. El Monarca no permanecerá en el Golfo Pérsico más que hasta mañana, miércoles, pero la primera impresión es que se han cubierto los objetivos del viaje y cumplido las expectativas de relación y negocio que lo han impulsado. Después de un largo periodo de convalecencias y malas noticias relacionadas con algunos miembros de la Familia Real, la reincorporación plena del Rey a su actividad oficial, que ya se había ido produciendo a nivel interno, registra este aspecto positivo de la reanudación de su actividad internacional, un escenario en el que se ha ganado un merecido prestigio y que redunda favorablemente en el interés de España.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios