ESTRENO El Circo del Sol regresa hoy a Sevilla

Fragmentos

juan ruesga navarro

Sevilla tiene arreglo

Hablamos mucho de movilidad urbana porque es uno de nuestros graves problemas actuales

Dentro de unas semanas tendremos una idea, al menos aproximada, de quiénes tendrán la responsabilidad de hacer funcionar a Sevilla en los próximos años. Nuestra ciudad es un viejo y complejo mecanismo que hay que cuidar y transformar con precisión. No en vano se ha considerado la ciudad como uno de los mejores inventos de la humanidad. La ciudad era y es el lugar donde se concentra el mayor número de contradicciones y también las mayores acumulaciones culturales y económicas. ¿Cómo se arregla una ciudad? La respuesta es simple: persiguiendo la Utopía que cada ciudad lleva en sí misma, su proyecto de futuro, y resolviendo con eficacia las cuestiones concretas. Debemos aspirar a alcanzar Ítaca, pero sabiendo que tendremos que resolver antes todos y cada uno de los episodios con precisión, ingenio y eficacia. Nos lo explicó claramente el poeta.

Hablamos mucho de movilidad urbana porque es uno de nuestros graves problemas actuales. La red del Metro como gran objetivo. La próxima Corporación tiene esa obligación clara. Insistimos en ello, pero también hay que potenciar una fuerte descentralización administrativa. Que podamos resolver la mayoría de nuestros asuntos en el propio barrio. Sin desplazamientos innecesarios. Dotar de medios a los distritos y barrios, para que el ciudadano pueda resolver el mayor número de gestiones en la proximidad de su vivienda, sin desplazamientos y colas. Hay ciudades españolas, como por ejemplo Gijón, que tiene "cajeros administrativos" en los centros de distrito, donde con una tarjeta, se pueden realizar pagos y consultar gestiones administrativas. Apuntarse a un curso de inglés, a una excursión de la tercera edad o averiguar el punto de tramitación de un expediente. Además existen mostradores de atención al ciudadano, que ocupan un lugar destacado y facilitan todo. Esa descentralización debe venir acompañada por un reforzamiento de la vida democrática de la ciudad. Las propuestas serán más eficaces cuanto más centradas estén en cuestiones concretas, en necesidades específicas y próximas, de nuestra actividad, del barrio.

Democracia entendida como un modo de coexistencia que organiza a la sociedad teniendo como base la voluntad general y el bien común. Para el ciudadano la ciudad representa su espacio más cercano y esa cercanía le lleva a considerar la ciudad antes que la región y antes que el estado. Con este enfoque, debemos entender que la solución de los problemas de la ciudad ya no puede depender exclusivamente de la iniciativa de los poderes locales. La participación ciudadana es "al mismo tiempo, una reforma del Estado" (obligación de gobernar de una nueva forma) y "una reforma de la sociedad" (nuevas prácticas de presencia ciudadana). La ciudad de hoy debe ser un valor añadido a la vida de una persona y no un lugar de supervivencia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios