Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

Veinte años después

TOMO prestado el título de la novela de Alejandro Dumas, segunda parte del famoso relato de aventuras Los Tres Mosqueteros, para comentar algunos sucesos sevillanos del año 1994, ahora hace veinte años, que más parecen un relato de ficción en algunos momentos que la transcripción de un artículo de prensa. En concreto, me voy a referir a algunas propuestas del Ayuntamiento de Sevilla sobre el Prado de San Sebastián y su entorno inmediato, que fueron anunciadas en rueda de prensa el mes de noviembre del citado año.

Decía la prensa del día siguiente: "El alcalde de la ciudad, Alejandro Rojas Marcos, convocó ayer una rueda de prensa para hacer pública su decisión de, a la luz de los informes técnicos encargados, renunciar a la construcción del túnel bajo la Pasarela contemplado en el proyecto inicial de urbanización del Prado de San Sebastián, una actuación a la cual se opusieron desde el principio tanto el Partido Popular como los grupos de la oposición, PSOE e IU. Según la primera autoridad municipal, descartada esta opción, en el próximo Consejo de la Gerencia de Urbanismo se aprobarán los pliegos de condiciones para la construcción, bajo esta zona, de un aparcamiento que como mínimo tendrá 800 plazas rotatorias más las que se construyan para residentes y para atender las necesidades de los organismos e instituciones situados en las inmediaciones como son los Juzgados o la Universidad, hasta un máximo de 1.500 plazas, que era lo estipulado en el Plan Especial. Según dijo, tras la aprobación del pliego de condiciones, se dará a las empresas concurrentes un plazo de 40 días para presentar un proyecto, con lo cual las obras se podrían adjudicar en febrero y se iniciarán de forma efectiva durante la primavera. Según el pliego de condiciones, y a cambio de la explotación del aparcamiento por un periodo de tiempo a determinar según las ofertas, las empresas deberán comprometerse a ejecutar la urbanización de la plaza superior siguiendo las directrices de urbanización determinadas por el Ayuntamiento. En lo que respecta a la organización de tráfico en la zona, una vez descartada la construcción del túnel, todo el tráfico privado será desviado hacia las rondas exteriores al llegar al Prado (...) con lo cual se liberará a la zona de El Caballo, una de las más colapsadas actualmente, de la servidumbre de los tráficos erráticos y los tráficos de paso".

Hasta aquí la transcripción de la prensa del día. Las hemerotecas son un magnífico instrumento de investigación, pero en Sevilla a veces te topas con noticias que te muestran el pulso tan bajo que tiene nuestra ciudad, que pospone los temas, que los soba, y en muchos casos ni siquiera llega a realizarlos. Por ejemplo, en el asunto de los aparcamientos fuera del casco histórico, ya sabemos lo poco que hemos avanzado. Y ante la crónica periodística no hay más remedio que preguntarse: ¿De verdad se creían que las obras empezarían de inmediato y en poco tiempo habría plaza y aparcamiento? Es más, ¿todavía se lo creen? Y nosotros, ¿nos lo creemos?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios