La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Del acoso y derribo a un hombre débil

Viejo como vieja es la vida misma es que el prestigio adquirido tras una encomiable labor de años se vaya por la bragueta. Cuando las ganas de joder aprietan, ni a los vivos ni a los muertos se respeta. Algo así le está pasando a un hombre vital en la Historia de España; es nada más y nada menos el hombre que dinamitó desde dentro una dictadura para convertirla en la democracia que le dio a este país el más largo periodo de estabilidad y progreso en dos siglos. El emérito Juan Carlos ha tirado por la borda una actuación trascendental, eso no lo duda ni su más fiel partidario, pero reparemos igualmente en la catadura de sus acosadores. La carne es débil y le pagó a la querida de turno con un dinero regalado por un colega árabe, no con un dinero desfalcado del erario público, que ve uno quiénes son sus acosadores y no sabe si puede ser cierto cuanto estamos viviendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios